Actualizado
jueves, 25 abril 2019
22:47
h
URGENTE
Imagen Juan Infante
Juan Infante

XXXV Aniversario de “Lugia”

Ver comentarios

Pocas cosas son tan queridas y valoradas como nuestro entorno más próximo. No es nada fácil mantener durante treinta y cinco años actividades encaminadas al estudio de la historia y a la recuperación y promoción de las costumbres y tradiciones de un pueblo. Eso solo se consigue con la entrega de unos pocos que ponen al servicio de los demás, amor, ilusión, entusiasmo, su tiempo y, a veces, su dinero. Bueno, pues esto ha ocurrido en Valdepeñas de Jaén. En febrero de 1984, un pequeño grupo de jóvenes firmaban el acta fundacional de la Asociación Cultural “Lugia”. El bagaje que a lo largo de todo este tiempo ha realizado esta asociación a favor de la cultura valdepeñera queda avalado por la gran cantidad de actividades realizadas: la recuperación de costumbres y tradiciones (pasos de Semana Santa, candelaria, remates de la aceituna, cabalgata de Reyes, Carnaval), la convocatoria de concursos (fotografía, dibujo, tradiciones orales), la organización de exposiciones (artesanía popular, libros y manuscritos, pintura y dibujo, arqueología), la edición de una página web, la organización de conferencias, festivales de música, viajes culturales y la edición de libros, vídeos y compact disk (“Fotografías Antiguas”, “Historia de los Jilgueros”, canciones típicas). Pero, sin duda alguna, el alma de “Lugia” ha sido la edición de su “Crónica Trimestral”, revista decana en la provincia de Jaén, en su temática. Las cerca de diez mil páginas editadas, ilustradas con profusión de fotos y dibujos, y los interesantes artículos sobre historia, costumbres y tradiciones, naturaleza y actualidad valdepeñera, escritos por investigadores locales en la mayoría de los casos, avalan la labor de esta asociación. A lo largo de todos estos años, más de un centenar de personas (socios, presidentes, directores de la crónica, directivos, colaboradores y patrocinadores) con el apoyo y la complicidad del pueblo, han hecho posible esta realidad que supone dejar un legado que permitirá a las generaciones futuras conocer mejor sus raíces. Enhorabuena a la familia de “Lugia” por el trabajo realizado y mucha suerte a quienes, ahora, recogen el relevo en esta compleja tarea.