Actualizado
domingo, 22 octubre 2017
13:52
h
URGENTE
Imagen Manuela rosa 2013
Manuela Rosa Jaenes

Un vuelco inesperado

Puede que hubiera alguien en el Partido Socialista de Jaén que mantuviera firme su apuesta por la victoria de Pedro Sánchez, pero lo que trasciende es que todos, en lo más profundo de sus estadísticas, estaban convencidos de que la puerta grande tenía, en esta ocasión, nombre de mujer. El vuelco inesperado de las urnas fue un jarro de agua fría para los seguidores de la presidenta de la Junta de Andalucía y, aunque ahora no quede más remedio que ir todos a una, los rifirrafes políticas hacen mella en un partido que no sale de una cuando ya está metido en otra. La dirección jiennense, que demostró con sus papeletas que está con ella a muerte, vive la derrota de Susana Díaz como la suya propia después de tener todo bien atado en la provincia para que ella, y solo ella, fuera la vencedora en unas reñidas primarias.

En cierto modo, deben estar acostumbrados en la calle Hurtado a que los resultados de sus votaciones sean inversamente proporcionales a lo que dicta la mayoría de los españoles. Es una tradición que Jaén, el ejemplo del manual de instrucciones que promulga la lideresa allá por donde va, vote al Partido Socialista cuando en Madrid gana el Partido Popular. No hay más que rescatar de las hemerotecas los resultados de las elecciones generales para comprobarlo. Solo una vez, en 2011, el balance final de las cuentas fue el mismo. En el resto resultó tan dispar como la vida misma.

Lo que está claro es que la dirección regional debe estar profundamente orgullosa de Jaén. Ni un disgusto dan los jiennenses a los andaluces. Es más, cuando hay que remar, ahí están ellos, los primeros subidos a un barco capitaneado por Francisco Reyes. Y, si se trata de llegar los primeros, el entrenamiento se endurece aguas adentro para que así sea. La muestra más reciente se produjo hace tan solo una semana. Susana Díaz consiguió en tierras jiennenses lo que no logró en otras provincias más cercanas a la suya: el mayor respaldo en las primarias en las que se midió las fuerzas con el todopoderoso Pedro Sánchez. Harina de otro costal es la capital, que rozó el límite indeseado por la oficialidad, con esa ventaja tan ajustada que cosechó la plataforma de apoyo al ya considerado líder nacional de los socialistas.

Es tal el buen rollo que existe entre las direcciones de Francisco Reyes y de Susana Díaz que, en los prolegómenos del proceso electoral, hubo quienes fijaron su mirada en la provincia en el hipotético caso de la apertura de un procedimiento de sucesión de la secretaria general del Partido Socialista en Andalucía. No hará falta, al menos por el momento.

El caso es que a Jaén se le atraganta la cita congresual nacional prevista en Madrid entre el 16 y el 18 de junio. El congreso provincial extraordinario celebrado el sábado eligió a sus 34 militantes que representarán a la provincia en Madrid por “asentimiento”. La lista, la única presentada, lleva a gala la integración de los afines a Pedro Sánchez con 5 delegados de los 34 escogidos. La justificación está clara: en Jaén los “susanistas” obtuvieron un 66,27 por ciento de apoyos, mientras que los “sanchistas” registraron poco más del 28 por ciento. Entre los 29 “oficiales” está Francisco Reyes, Micaela Navarro, Felipe López, Laura Berja, Manuel Fernández, Mercedes Gámez, Pilar Parra y unos cuantos alcaldes. ¿Quiénes son los de la cuerda de Pedro Sánchez? Aquí está la respuesta: Olaya Plaza Escudero, militante de Cazorla; Alfredo Catalán, exalcalde de Linares; Marcial González, militante de Andújar; Carmen Domínguez, concejal en Linares, y Valeriano Bermúdez, abogado de Diputación y portavoz de la plataforma del verdadero ganador.