Actualizado
miércoles, 19 septiembre 2018
08:27
h
URGENTE
Imagen Manuela rosa 2013
Manuela Rosa Jaenes

Triunfó el “susanismo”

Triunfó el “sanchismo” en la tierra hostil de Andalucía con el nombramiento de Alfonso Rodríguez Gómez de Celis como delegado del Gobierno y extendió sus tentáculos por buena parte de la comunidad con la elección de los subdelegados. Hubo guiños interesantes en lugares “susanistas” por excelencia porque, ya se sabe, toda regla tiene su excepción. Sirva de ejemplo la provincia de Jaén. Catalina Madueño Magdaleno (Montoro, 1965) es la elegida como moradora del recientemente reformado edificio que impera en la Plaza de la Concordia. Ella, que hasta el jueves formaba parte del equipo de la presidenta de la Junta de Andalucía... Ella, que ostenta el cargo de secretaria de Ordenación del Territorio, Vivienda y Accesibilidad en la dirección provincial del Partido Socialista... Ella, que también pertenece a la ejecutiva de la agrupación municipal y ella que, además, es el único cargo institucional con potestad para tocar los dos palos orgánicos. No hay otra más “susanista” y más de la calle Hurtado que cumpla los exquisitos requisitos de ser funcionaria del más alto nivel. Porque tiene migas que el delegado del Gobierno andaluz puede ser cualquiera con aspiraciones políticas y, sin embargo, los subdelegados estén obligados a contar con unas oposiciones de la máxima categoría para optar a un puesto que sirve de enlace entre las provincias y el Estado.

Paréntesis aparte, hay que decir alto y claro que, en Jaén, el líder de los socialistas jiennenses se salió con la suya. Dicen en su entorno que no tenía buena cara los días posteriores al nombramiento de Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. Esperaba una llamada, un mensaje o un correo electrónico para ser consultado acerca de su “gente” más idónea para, después de la moción de censura de Pedro Sánchez y compañía, elegir a la persona que representará al Gobierno en su provincia. Toda la carne estaba puesta en el asador de los seguidores acérrimos del actual presidente. El abogado Valeriano Bermúdez se quedó con el móvil pegado en la mano. No lo soltó ni para el chapuzón veraniego reglamentario y, aunque solo eran indicios los que apuntaban la posibilidad de que fuera él el elegido, al final los “sanchistas” se quedaron con la miel en los labios. Catalina Madueño tomará posesión mañana, oficialmente, como subdelegada del Gobierno en Jaén. Ya dejó la semana pasada la Secretaría General de Vivienda de la Junta de Andalucía y, a partir de ahora, su agenda será Jaén y, después, Jaén también. Ingeniera agrónoma de profesión, esta cordobesa de nacimiento y jiennense de corazón tiene anotados en su libreta los grandes retos a los que se enfrenta en un corto espacio de tiempo, porque de todos es conocido que el mandato expirará, como mucho, en el plazo de un año y medio.

Curtida en una y mil batallas relacionadas con la gestión, más técnica que política, su primer cargo público fue cuando resultó nombrada directora conservadora del Parque Natural de Sierra Mágina, allá por 2005. Dos años después, asumió la dirección del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas y, en 2012, dio el salto a Sevilla como directora gerente de la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía. Mano derecha del consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, todos destacan su talante dialogante y conciliador, su profesionalidad, su lealtad al partido y a su gente y, sobre todo, su sonrisa, que siempre viene bien. Catalina Madueño empieza a recibir llamadas de los alcaldes y, ella, que le encanta escuchar y resolver problemas, hará lo posible para estar a la altura de unas circunstancias no exentas de dificultades.