Actualizado
jueves, 15 noviembre 2018
11:37
h
URGENTE

Todos a la cárcel

Ver comentarios

Aeste paso se va a poner muy difícil encontrar una celda con vistas al mar disponible para este verano. La remesa de peperos y afines que buscan plaza en las prisiones es considerable. Y sólo es una de las varias partidas que se esperan si tenemos en cuenta la cantidad de casos que están en vías de juicio. Las sentencias empiezan a verse, otra cosa es que también empiecen a verse todas esas cantidades de millones de euros que toda esta chusma trincó valiéndose de la política. Yo me jubilé sin haberme aprendido la lista de los reyes godos y creo que tampoco voy a memorizar la lista de corruptos —aún más larga que la de los reyes godos— del Partido Popular que han arrasado con presupuestos que estaban destinados a mejorar el nivel de vida de los ciudadanos y que sólo sirvieron para que fueran estos chorizos los que mejoraran su status social a niveles de auténtico lujo.

No se puede evitar que nos venga a la memoria el recuerdo de aquella película de Luis García Berlanga, estrenada en 1993, “¡Todos a la cárcel!”, en la que aparecen los rostros más populares del cine español. En esta “versión” también aparecen muchos rostros —o mejor dicho, jetas— muy conocidos aunque no precisamente por su arte interpretativo, pues su actuación deja mucho que desear. Francisco Correa y Luis Bárcenas están al frente de un reparto siniestro. Todos del mismo equipo, con la misma camiseta, con el mismo color azul del Partido Popular. Jugadores de ventaja que se hicieron famosos por su mangoneo que van a quedar concentrados entre rejas y que probablemente —somos así— den lustre y fama a las celdas por haber estado en ellas. Esta noticia, tan esperada, ha recorrido de boca en boca por todo el país. Pues, miren, en el seno del PP no se han dado por enterados. Como si nada de esto tuviese algo que ver con Mariano Rajoy y su gobierno.

Y aún queda más tela que cortar y más celdas que adjudicar. Es igual, los populares solo se enterarán de lo que esta pasando cuando sean las urnas las que hablen. Claro que para entonces buen número de ellos ya tendrá una cartilla de ahorros bien apañadita que les ayudará a olvidar las penas de la pérdida de confianza de los ciudadanos. Esto por lo que se refiere al equipo azul, pero al equipo rojo —el PSOE— también les están ajustando las cuentas de los ERE y les llegara su “sambenito”. Es una pena que en este país se tengan que hacer más cárceles que escuelas.