Actualizado
jueves, 15 noviembre 2018
12:31
h
URGENTE

Superando a Edipo

Ver comentarios

Lo interesante del verano es el control sobre el tiempo personal. Momentos para reflexionar sobre lo que habitualmente no podemos. Tiempo para leer libros ya leídos, descubriendo ideas de las que no fuiste consciente. Es la madurez. Alcanzar el pleno desarrollo de las capacidades para analizar, comprender, relacionar hechos, conceptos y tomar decisiones. Está vinculada al desarrollo de la capacidad cognitiva. Se requiere para su desarrollo una estimulación adecuada, promover la toma de decisiones de modo autónomo hasta la independencia personal. Implica asumir riesgos. Es un aprendizaje. No permitirlo es asumir que las personas han de tutelarse. Es el paternalismo que hace dependientes e inmaduras a las personas. Se justifica por tratar de darles seguridad. Realmente lo que se refuerza la obsesión por el control de quien lo ejerce, los que consideran que están en la razón, en la única. Defienden sus intereses y su poder. Este modelo impide la visión plural de la realidad. Madurez implica pluralismo, base de la democracia. Se construye desde la ciudadanía. Esta es un ejercicio y espacio de libertad de la persona, toda persona y de todas las personas. La construcción y contribución de la ciudadanía implica el respeto a la participación y la comprensión su diversidad. Se debe recuperar el conocimiento de sus principios, eliminados como consecuencia del periodo político absolutista durante la crisis. Educar en la ciudadanía es el modo de asegurar un espacio de convivencia, no de imposición en la coexistencia. Es prioritario que el gobierno lo aborde en tanto da sentido a la vida democrática. Permite generar cultura democrática, no formal. No creces ni permites crecer a tu alrededor si no te sientes satisfecho y parte del contexto. “Educar en y para la ciudadanía!” es entender su valor como consenso vertebrador de las competencias adquiridas en la escuela más allá discrepancias ideológicas. En la visión de Kant: “la ilustración es la liberación del hombre de su culpable incapacidad. La incapacidad significa la imposibilidad de servirse de su inteligencia sin la guía de otro...” Estar en contra esta visión sólo evidencia una cosa: se juega ser demócrata sin serlo.” “Postureo” político para seducir y engañar. Estafa con discurso populista que no aporta soluciones, solo emociones redundantes ¿Miedo a que maduremos? ¿Debemos ser tutelados? Miedo a perder el control de quienes lo han ostentado de forma explícita, fáctica o través del entramado institucional de control social. No abordar un conflicto lo agrava colapsando la relación establecida. Somos resultado de la inmadurez colectiva programada, de ahí que seamos incapaces de entender que abordar la memoria histórica es la forma de construir España. Nuestra democracia no es heredera de ningún régimen, no es una evolución, ¿cuándo se permitirá que los militantes elijan a su líder sin que medien intereses de grupos de presión? ¿cuándo dejaremos de ver comentarios despectivos y vejatorios porque parte de la ciudadanía decida dar visibilidad a sus identidades y reclamen derechos de los que les hemos privado? ¿Cuándo nos dejaran de manipular mediante la identidad de las banderas en lugar de los valores comunes de la diversidad que generan convivencia? ¿Cuándo aquellos que se erigen en padres asumirán que la ciudadanía es madura y sabe tomar decisiones? Cuando superemos a nuestro Edipos.