Actualizado
lunes, 24 septiembre 2018
13:36
h
URGENTE
Imagen MANOLO P PERÁLVAREZ
Manuel Pérez Perálvarez

Sufridos gases

Ver comentarios

Tengo una amiga que acudió a urgencias con su hijo adolescente. Al chaval, reacio a visitas médicas, le podía el dolor. Tras una espera prolongada, esto no varía con el tiempo, le diagnosticaron gases. Nada que objetar, menos aún siendo profano en cuestiones médicas. Se fue a su casa con la tranquilidad de un diagnóstico y también con la mosca tras la oreja, todo hay que decirlo. A la mañana siguiente, antes de preguntarle que tal iba su retoño, y tomando café, escuché a una familia que la noche anterior había tenido que acudir al mismo hospital; llamó mi atención escuchar que el diagnóstico fue el mismo. Casualidad pensé, aunque raro. No es tiempo, el calor no invita, de consumir legumbres. Ya sabemos el efecto digestivo que causa un buen potaje. Me costó entender que en ambos casos se les recetara fármacos cuando de todos es sabido que para eliminar gases nada como unos buenos pedos. Las flatulencias son malolientes pero alivian. Por cierto, pregunté a mi amiga y el dolor no remitió. Tras un nuevo paso por urgencias, los gases ya eran infección urinaria.