Actualizado
lunes, 13 agosto 2018
21:10
h
URGENTE
Imagen José María Ruiz Relaño
José María Ruiz Relaño

¿Quién teme a Virgina Woolf?

Ver comentarios

Iba a llamarla “Exorcismo”, pero E. Albee optó por ¿Quién teme a Virginia Woolf? cuando leyó la frase en unos retretes de Greenwich Village, New York. Ni el título ni la obra tienen nada que ver con la escritora del grupo Bloomsbury. Virginia optó por suicidarse. Su cuerpo fue hallado en el río Ouse con la ropa llena de piedras.“Siento que enloquezco de nuevo... hago lo mejor que puedo hacer”, escribía a su marido. Nada que ver. Albee usa la similitud fonética (wolf, lobo) para remitir al “lobo feroz” de Los Tres Cerditos, que los norteamericanos cantaban tras la depresión. Cuando se presenta un fantasma, George entona el “¿quién teme a...?” para eludirlo o para significar que se superó. Así que nadie teme a lobo feroz. George y Martha (R. Burton y E. Taylor) tienen un hijo que no tienen (el hijo es fantasía, una fantasía real), al que el padre “mata” anunciando que acaba de morir. ¿Fantasía o realidad? No sabemos, pero será como si lo supiéramos. En lo del hijo, George anuncia su muerte “figurada” e inicia el ¿Quién teme..? Martha responde ¡Yo! Telón.