Actualizado
sábado, 22 septiembre 2018
19:52
h
URGENTE
Imagen JAVIER LAPLANA
Javier Laplana

Pinta mal

Ver comentarios

Corren malos tiempos para los pensionistas presentes y futuros, sobre todo para los que sus ingresos en la vida activa han provenido solo del salario. Los actuales están perdiendo poder adquisitivo, por lo que cada vez les costará más trabajo hacer frente a las necesidades diarias y para los futuros está claro que se avecinan nuevos recortes en las pensiones que recibirán, si no para qué se reúnen los expertos. El importe de las pensiones futuras es una decisión política donde debe imperar la lógica y capacidad del país y no hace falta expertos. La ministra de Trabajo dice que no hay problema, que en el futuro habrá pensiones. Tiene razón, pero no nos dice si el importe que reciba el pensionista le permitirá llevar una vida digna. Da la sensación de que el Gobierno actual no tiene como preferente ese fin, si no por qué no incrementa más del 0,25 % las pensiones mínimas, cuando la inflación va a ser cercana al 2 y hay productos básicos, como la electricidad, que se incrementarán aproximadamente el 10. La deuda del Estado es prácticamente igual al PNB. Alguien sabe si ese dinero lo deben las infraestructuras del Estado, la red ferroviaria, las fuerzas armadas, la seguridad del Estado, etcétera... Entonces por qué sabemos que los pensionistas presentes y futuros debemos ya 10.000 millones.