Actualizado
martes, 20 noviembre 2018
18:10
h
URGENTE
Imagen MIGUEL LECHUGA
Miguel Lechuga

Oración 24-7

Ver comentarios

Desde el pasado día dieciocho y hasta el próximo día veinticinco de este mes, se está celebrando en la parroquia de San Félix de Valois de nuestra capital la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. Una iniciativa que, aunque se celebra en los salones de la referida parroquia, también está organizada por la parroquia de Santa Isabel de Jaén. He tenido la ocasión de visitar varias veces la sala de Oración 24-7 en estos días y solo puedo decir que de allí se sale fortalecido. Todo preparado con esmero y cariño por los feligreses de ambas parroquias, que hacen de ese lugar un sitio capaz de acoger a todo el que quiera orar de forma “diferente”; no en vano, tanto la forma como el contenido, están orientados a la nueva evangelización. Siete días de oración intensa durante las veinticuatro horas que se están cubriendo ampliamente. Me asombra gratamente el silencio y el recogimiento que se vive; me alegra el murmullo de los niños que también tienen su espacio para rezar y aprender jugando; me sorprende gratamente que allí se pueda orar con las emociones, los sentimientos, los estados de ánimo e incluso con un vídeo musical; me fascina que de ese lugar se salga con tanta paz. Los distintos ambientes invitan a rezar, reflexionar, expresar, agradecer; a pensar en nosotros y en los demás; a unir peticiones, alabanzas y deseos. Todo por la unidad de los cristianos. Aconsejo, a todo el que pueda, que se acerque a esta parroquia para disfrutar de esta iniciativa; saldrá gratamente sorprendido. Hasta mañana, día veinticinco, a las doce de la noche, podemos ir a un lugar distinto que, en medio del mundanal ruido que nos rodea, consigue serenarnos y motivarnos para vivir de forma distinta; con las mismas situaciones que al entrar llevamos a las espaldas, pero que al salir, quizás seamos capaces de afrontarlas de forma diferente. Merece la pena vivir esta experiencia y ojalá podamos disfrutar de más ocasiones. Está claro que la creatividad en la oración está dando sus frutos, lo que se agradece mucho. Se necesitan de estos espacios capaces de unir, de sumar, de ilusionar.