Actualizado
miércoles, 14 noviembre 2018
20:37
h
URGENTE
Imagen FERNANDO SÁNCHEZ RESA
Fernando Sánchez Resa

Mis

Ver comentarios

Desde que me jubilé quise asomarme a ese mundo del WhatsApp y disfruto de esta red social en la que tengo múltiples amigos que me hacen la vida más entretenida e informada. La mayoría son individuales, aunque también estoy en varios grupos en los que intervengo con mi extensa información. Con el amigo se puede establecer una cordial relación y casi siempre sabes que lo que le mandes no le va a importunar. No ocurre lo mismo con los grupos, ya que se pueden volver quisquillosos y saltar la inesperada disputa en la ocasión menos propicia, pudiendo derivar en temas mayores a los que no me gusta nunca llegar.

Entre mis variados contactos del WhatsApp, la mayoría son pacientes y pacíficos; también los hay protestones —realmente poquísimos— que se enfadan o expresan su opinión si les mando demasiado material; los hay agradecidos, a pesar de que estamos en un mundo de prisas puesto que no tenemos tiempo ni para dar las gracias. En general, casi todos mis amigos wasaperos son bastantes fieles y agradables por lo que me hacen la vida más bella y placentera desde que quise asomarme a esta red social.