Actualizado
martes, 13 noviembre 2018
18:45
h
URGENTE
Imagen PACO SALAS 2018
Paco Salas

Los papeles del camión

Ver comentarios

Se repiten cómo la morcilla. Cada vez que los pillan en un fuera de juego, salen con la misma letanía; se ponen llorones y aparecen cómo víctimas: “lo que se me ha hecho a mí no se lo han hecho a nadie, ni en España ni en ningún otro lado”. Este es el mantra que va vendiendo Casado con lo de su máster, azul oscuro casi negro. Hace muy poco, cuando le preguntaban a Rajoy sobre su etapa de vicepresidente con Aznar, decía lo mismo: “no me acuerdo, es un asunto muy antiguo...” Afirmaba hace poco Casado, que los trabajos los tenía en su ordenador; ahora, dice su portavoz que seguramente ya no tiene el ordenador, que lo habrá cambiado: blanco y en botella. La jueza lo investiga por cohecho impropio y prevaricación administrativa, supone que se lo han regalado por la cara, cómo a la Cifuentes y a otros dirigentes del PP de la época. Se ha enrocado, como la Cristina, hasta que la evidencia se le caiga encima y lo de “el breve” tome forma. El día que vaya a declarar le podían cantar el estribillo de una de los No me pises que llevo chanclas: “Che, che, documentación, che, che, los papeles del camión”.