Actualizado
viernes, 16 noviembre 2018
21:54
h
URGENTE
Imagen Sin título-1
Juan Espejo González

La verdad dictada y otras culturas

Ver comentarios
  • CALLADOS. El silencio de la cultura en Jaén.
    CALLADOS. El silencio de la cultura en Jaén.

Hay en Jaén una cultura implementada, ricamente subvencionada, que permite a los culturetas vivir muy dignamente de su digno trabajo. Es la cultura que no tiene altisonantes disfunciones ni sustrato ideológico, la cultura ‘bienqueda’. No tengan duda, es la cultura imperante, domina y no permite ni rechistar a quienes sí que de verdad asumen la creación como algo alejado del Poder y las cuotas de la beneficencia del pasado más anticultural. El problema no es ninguno, pero la incoherencia se produce cuando los culturetas que viven por y para la subvención se comportan como ciudadanos libres y ácratas, intelectuales comprometidos y deseosos de cambio, que arriesgan su honor con la valentía de los eternos perdedores. Y no, resulta que no, la cultura es revolución y ganas de saltarse las normas, ir contracorriente siempre. La verdad dictada no es cultura, la verdad que se sustenta del erario público es creativa y hasta sorprendente, por qué no, pero nunca transgresora, tampoco puede considerarse sintomática, mucho menos ejemplarizante. Bueno, es cultura en el sentido administrativo de la palabra. La cultura ni puede condensarse en una habitación ni se puede percibir como algo de llevar y traer únicamente por momentos, que la cultura es transversal y eternamente revolucionaria. Nada es igual en una sociedad si su cultura echa chispas y hace pensar a la gente. Nada será igual si una sociedad se acostumbra a la cultura programada, que tiene su mérito y es aplaudible pero es otro tipo de cultura, la cultura revoluciona conciencias y traspasa el mismo ser de las personas para instalarse en una enriquecedora ventana de fuertes sensaciones cual tiovivo que no entiende de poderosos mecenas que en Jaén ni hay ni se les espera ni de temerosos políticos que en Jaén acostumbran a regar el estómago ‘culturetal’ para, al menos, no tener cortes de digestión con las tres verdades del barquero, que en Jaén no son otras que la cultura dista mucho de asombrosa, ni por equivocación nos hace saltarnos las normas y tampoco marca tendencia. Aún así, viva la cultura de Jaén, que la hay.

Que en Jaén haya ‘cosas’
EN VOZ ALTA |

Está la ciudad que echa humo con el pádel en la plaza de Santa María. Riesgo mayúsculo el que asume el alcalde con un evento en tan sensible lugar, que ha despertado del aletargamiento a quienes no suelen entrar en disquisiciones y reverbera el adoctrinamiento porque puede haber votos. Jaén se divide entre quienes no hay una sola vez que respalden algo y luego están los que no quieren nada que no inventen ellos. Siempre hay un término medio, que en Jaén se hagan cosas, muchas, también en la Catedral.

Sudor frío de los rentistas
EN VOZ BAJA |

El tranvía que echa a andar, ya sí o sí, el Jaén Plaza que sigue de obras pese a los conflictos judiciales y la estación intermodal como recurso de futuro son tres argumentos de ciudad que, sin embargo, suponen un despertar complicado para aquellos que tienen locales repartidos por Jaén. Un sudor frío se ha apoderado de ellos porque creen que la ciudad de siempre se vaciará y ese triángulo de estación más el viejo y el nuevo centro comercial supondrán, a la vez, un escape y un tapón para futuros visitantes del Jaén actual.

muy personal

Tom Wolfe, escritor y periodista: “Hay que hacer un mundo protegido de la hipocresía.”
¡El creador del nuevo periodismo nos enseñó a crear belleza con el lenguaje!

Faustina Sánchez,

aprendiz de sumiller:
“Quien viene a la bodega de mi hijo, repite”.
¡La marca Pedro Olivares es ejemplo de cómo hacer global lo local enraizando

a sus moradores!

Quim Torra, presidente catalán: “Ahora miras a tu país y vuelves a ver hablar las bestias. Carroñeras, víboras, hienas. Bestias con forma humana, que beben odio. Un odio perturbado, nauseabundo, como de dentadura postiza con moho”.
¡Así retrata (de mal) a los españoles!

adivina...

¿Qué representante empresarial se enfrenta a una dura denuncia municipal por un negocio particular?

adivinanza...

¿Qué problema se barrunta en Linares cuando todos y todas parecen dar un paso al lado para la lista?