Actualizado
lunes, 20 noviembre 2017
20:40
h
URGENTE
Imagen Sin título-1
Juan Espejo González

La pelea PP-PSOE los lleva al fin

Ver comentarios
  • INSTALACIONES. Todo en orden, funcionando si se abre, pero no se abre. Hay que llenarlo de mobiliario y de piezas del mundo´ibérico.
    INSTALACIONES. Todo en orden, funcionando si se abre, pero no se abre. Hay que llenarlo de mobiliario y de piezas del mundo´ibérico.

No hay otra, es cuestión de supervivencia. O a los partidos clásicos les da por pactar y asumir los puntos de encuentro en vez de los de desencuentro o su futuro (a la par, en común, a los dos, no a uno más y a otro menos) es negro, que los partidos emergentes, radicalizados solo en boca de quienes no quieren asumir la realidad tan distinta que vivimos (aunque sí, con los mismos vicios que los viejos partidos) tomarán los sillones que no se ocupen, asumirán la voz del cansancio eterno de la calle porque las cosas no se hacen y en otros lugares, sí. PP y PSOE, PSOE y PP deberían tenerlo claro, que se duda claramente porque dan muestras de todo lo contrario, en la asfixiante pelea dialéctica, que no ideológica, no caben argumentos de progreso y desarrollo colectivo, solo el manido ‘tú más’. A tenor del acuerdo del Museo Íbero, vergüenza hubiese sido lo contrario, podríamos afirmar y afirmamos que otros vientos corren porque la pelea ha durado poco, inversión hecha, inversión que hay que rentabilizar y unos permisos no pueden emponzoñar otro expediente que agigante el malditismo de esta ciudad y sus gobernantes, esta ciudad y sus desinversiones, esta ciudad y sus infraestructuras llenas de papel añejo. Enhorabuena a los gestores del acuerdo, han hecho bien su trabajo, lo cual es de agradecer y lo agradecemos, no hay tema, los periodistas que inopinadamente no consentimos a nuestros hijos una espera mayor de quince minutos, aplaudimos que los políticos lleguen hasta una hora más tarde de cuando nos convocan (es nuestra obligación dicen quienes mandan, esperar a tan lindos novelistas de la realidad desconocida porque esa es otra, nos cuentan su versión y no permiten otra realidad que la de su ombligo). A lo que íbamos en esta crónica del estío más desesperante en forma de calor como nunca jamás, que el Museo abrirá sus puertas antes de San Lucas y PP y PSOE (Ayuntamiento y Junta) se apuntan un tanto que nos llevaría a pensar que saben que su futuro político en forma de concejales pasa por ahí, precisamente por la unidad de acción, pero no, solo puede ser un espejismo dada la realidad paralizante del tranvía. Solo una opción tendría el PSOE de arrebatarle la Alcaldía al PP, que ande el tranvía y, curiosamente, mucha comisión técnica, pero Sevilla no da el paso definitivo.