Actualizado
miércoles, 19 septiembre 2018
12:50
h
URGENTE
Imagen GASPAR SANCHEZ
Gaspar Sánchez

La fibra rural

Ver comentarios

Nadie se ha planteado seriamente qué ocurre con la fibra y las zonas rurales? Se nos hace complicado poder disfrutar de casi todo, salvo de naturaleza engalanada de olivares a los que cantara el poeta Miguel Hernández, claro, que no es poco. Pero mi queja, mi denuncia, en esta ocasión —aprovechando esta tribuna de opinión— va dirigida en esta ocasión a los responsables de la telefonía española que nos dificulta poder tener un servicio acorde con la nueva era de la comunicación, y este malestar queda enmarcado en mi propia localidad, Campillo del Río, una pedanía del municipio de Torreblascopedro, aquí en Jaén, pueblo obrero, agrícola, con el primoroso blanco del encalado de sus fachadas, que para mayo reluce como el resplandeciente sol. Con todo, como digo, adolecemos de algo tan primordial como una decente oferta telefónica y se nos obliga, solamente, a una opción por parte de la empresa más fuerte que en el pasado dependía del Estado y a la que me resisto a dar publicidad alguna. Esto debiera ser de juzgado de guardia. Verán ustedes: ninguna compañía, salvo esta a la que me refiero, nos puede ofrecer internet sin límite. Ahora bien, al no haber cobertura de fibra —ni tan siquiera de cobre ya que “no hay pares libres”— nos ofrecen en Campillo un máximo de diez megas a través de una tarjetita, tipo móvil, que se coloca en un router. Claro, estos diez megas de supuesta velocidad, luego se quedan en unos cuatro o cinco reales, además, para que salga más barato, hay que contratar una televisión por satélite, los móviles, etcétera, con un precio promocional que luego, una vez hayas hecho el contrato, te suben, brindándote un pésimo servicio que es de locura total. Una persona que se dedica a escribir, como es mi caso, que precisa de Internet diario, de una buena cobertura y de gigas sin límite, se las ve y se las desea para satisfacer cualquier compromiso editorial. Reivindico, y sé que me apoya un buen número de mis vecinos y de usuarios de las nuevas tecnologías en zonas rurales, que se instale la fibra en Campillo del Río. No somos ciudadanos de tercera, y si hay que negociar con este tipo de empresas, para eso existe un gobierno municipal, y después, el resto.