Actualizado
jueves, 15 noviembre 2018
09:43
h
URGENTE

La bisagra que rechina

Ver comentarios

Ni Emma, ni Félix, ni Gisele han impedido que las plazas de Jaén se llenen de indignación. Nuestras mujeres y hombres pensionistas no van a permitir que este Gobierno se ría de ellos. Sabiduría y dos dedos de frente no les faltan para gritar a los cuatro vientos que una subida del 0,25% de sus pensiones es una burla a golpe de carta. Es una falta de consideración con quienes están pasando dificultades al vivir por debajo del umbral de pobreza, no llegando a cubrir sus necesidades, tanto alimenticias como energéticas. No se les está tratando con el respeto que merecen, a pesar de haber contribuido a levantar el país con su esfuerzo y tesón. La excusa de que no hay dinero no nos vale pues el Ministerio de Defensa, por poner un ejemplo, se piensa gastar en armamento la friolera de 10.805 millones de euros ¿Cuándo van a comprender que lo primero son las personas y su bienestar? La distribución de los presupuestos del Estado debe priorizar por encima de todo la calidad de vida de sus ciudadanos y sobre todo de la infancia y de los mayores que merecen vivir una vejez tranquila y digna. Su clamor no está cayendo en saco roto, las movilizaciones son una piedra en el zapato del Gobierno, prueba de ello es que ya ha anunciado una subida de las pensiones más bajas en función del IPC. Como decía Malcolm X, la bisagra que rechina es la que consigue el aceite.