Actualizado
lunes, 19 noviembre 2018
09:06
h
URGENTE
Imagen Sin título-1
Juan Espejo González

¡Esto era la política!¡En estado puro!

Ver comentarios
  • MINISTRAS. Más mujeres que hombres.
    MINISTRAS. Más mujeres que hombres.

Hay quien define la política como el proceloso oficio de enganchar legislaturas y dotarse de un buen fondo de pensiones y luego están, afortunadamente inmensa mayoría, quienes creen en ella como algo indispensable para que podamos vivir mejor, en comunidad, con un reparto equitativo de la riqueza y una sana administración de los recursos colocando siempre en primera fila a quienes menos oportunidades tienen. Dicho de otra forma, la política es el noble arte de hacer posible lo imposible y la política en estado puro ha dado un golpe en la mesa en España en apenas unos días. Remansadas las aguas turbulentas de la moción de censura y sedimentados los análisis que de su éxito se hicieron los días posteriores, vivimos ahora expectantes con la política porque todo es nuevo, el presidente, los ministros y las formas de mirarla.

Había un ‘mantra’ que ha saltado por los aires, sucumbe efímero como el rayo y no es baladí la cuestión, que habíamos interiorizado de forma extrema que no había otro Gobierno posible que el del PP, que no podíamos dejarnos gobernar más que por el partido ganador de las elecciones, aunque con mayoría simple. Era tal el vigor de ese ‘mantra’, adobado con la espeluznante pelea y división socialista, la hartura de la crisis catalana provocada por los mimados independentistas e, incluso, la izquierda alternativa desorientada con el derecho legítimo a tener un chalé, que se hacía ciencia ficción decir que Rajoy saldría de La Moncloa. Pues sí, ha dejado de ser junco que vuelve siempre a su forma tras la riada, quien nunca tomó decisiones como solución de los problemas, ya no es presidente del Gobierno. Ni sus ministros, ministros, ni sus cargos de confianza están ya en sus 1.300 puestos de trabajo. ¡Esto es la política! ¡En estado puro! Quien no tiene mayorías, debe aterieres al criterio de las mayorías, eso es democracia, aunque duela según el lado del barco que se navegue. Ahora le toca a Sánchez y a su Consejo de Ministras y Ministros demostrar que otra forma de gobernar es posible, con lo que la sombra del ‘mantra’ (sin Rajoy llega el caos) parecerá del Pleistoceno.

Nadie de Jaén, esperable
EN VOZ ALTA |

No se esperaba, ciertamente, pero una vez confirmado nos hacemos eco de ello: Jaén no está representada en el Consejo de Ministros, algo que no es nuevo, ni tampoco llamativo. Con todo, de poco ha servido que hubiese jaeneros nativos (valgan como ejemplos Rosa Conde —ministra Portavoz— o Valeriano Gómez —Trabajo— o Cristóbal Montoro —Hacienda, con Aznar y con Rajoy— aunque quedémonos con una pequeña alegría, Luis Planas, consejero de Agricultura con Chaves y con Griñán, conoce muy bien Jaén.

La vicepresidenta Calvo
EN VOZ BAJA |

Carmen Calvo fue consejera de Cultura dos potentes legislaturas y de ahí pasó al Ministerio del ramo cuando Zapatero ganó en 2004 contra todo pronóstico al ungido sucesor de Aznar. Ahora llega a la vicepresidencia del Gobierno de España, además de ministra de Igualdad y Presidencia. Es la poderosa mano derecha de Pedro Sánchez, su sustituta al frente del país si sale fuera, cuando no hace tanto se la dio por desahuciada políticamente por no arropar a Susana Díaz en las primarias. Vivir para ver.

muy personal

Javier Gurruchaga, músico y actor: “Hay que llamar a las cosas por su nombre: gordas, mentirosos, hijos de la gran chingada, corruptos, no decir chorradas blancas”.
¡Hoy, todo es políticamente correcto!

José Boyano, presidente de Cruz Roja:
“La crisis no ha acabado aún, hay mucha gente en Jaén que lo sigue pasando mal”.
¡Gran labor dar una caña, además de ofrecerles pescado!

Marta Medina, profesora universitaria:
“Hay muchos déficits aún en igualdad de oportunidades, sobre todo en discapacidad

y en inclusión”.
Si la educación sigue con esa remora...

adivina...

¿Quién ha asesorado al Ayuntamiento para que en el “caso Matinsreg” haga igual que la Diputación en la “operación Paraíso”?

adivinanza...

¿A quién echó de menos Fernández de Moya en su comparececia ante el Juzgado por el “caso fuentes”?