Actualizado
domingo, 18 noviembre 2018
22:47
h
URGENTE
Imagen ignacio ruiz
Ignacio Ruiz

Escolanía de la Catedral

Ver comentarios

Siempre ha habido relación entre música y religión. En el siglo X, el abad Odón de Cluny escribe un método con el que los monjes consiguen cantar a primera vista lo escrito en música. Según un teórico de la época: “Un cantante que ignore la teoría, es como un borracho, quien, si bien puede hallar el camino a su hogar, desconoce por completo la forma en que lo ha hecho”. Desde el siglo XVI, las Catedrales de España albergan las “capillas de música”. A ellas solo accedían los hombres, a las mujeres no se les permitía ya que tomaban al pie de la letra la primera epístola de S. Pablo a los Coríntios: “Mulier taceat in ecclesia”, “vuestras mujeres callen en las congregaciones”. Esto que suena horrible, hay que colocarlo en su contexto y época, porque no era lo que decía la Iglesia, sino las leyes hebreas y orientales. Entre estas voces se encontraban los Seises, que además de cantar realizaban las labores propias de los monaguillos. Como indica el musicólogo Sr Jiménez Caballé, “En la Catedral de Jaén, durante el siglo XVI, solo se habla de Mozos de Coro, y cuando posteriormente aparecen los Seises, no se hace distinción alguna”. Estos niños, tras superar las pruebas de ingreso, quedaban a cargo del maestro de capilla, que se encargaba de darles formación musical, por lo que las Catedrales se convertían en conservatorios. Cuando se hacían adultos, se les despedía no sin antes darle una cantidad de dinero para que pudiesen continuar fuera sus estudios musicales.

Desde hace 10 años, nuestra Catedral cuenta con su propia Escolanía. Se crea por sugerencia del Obispo Ramón del Hoyo, e ideada por el deán de la Catedral Francisco Juan Martínez. Fue fundada en febrero de 2008 por su actual directora Cristina García de la Torre a petición del cabildo catedralicio, incorporándose paralelamente el pianista acompañante Alberto Buitrago. La elección de la directora no fue casual, sino que buscaron a alguien con los niveles académicos exigidos, y preguntando al director de la escolanía más prestigiosa que hay en España que es la del Monasterio de Monserrat, les indicó que en Jaén residía una compañera de cursos de dirección que daba exactamente el perfil. La escolanía está formada por niños entre los 7 y 16 años, siendo imprescindible que se encuentren realizando estudios musicales. El gran hándicap de este tipo de agrupación es la continua renovación de sus componentes, ya que al llegar a la edad adulta abandonan el coro, y son sustituidos cuando se encuentran en el más alto nivel por renacuajos que aunque absorben como esponjas todo lo que se les enseñan, tienen que acoplarse al grupo.

El 25 de mayo de 2008 actúa por primera vez participando en la misa del Corpus Christi. Tuvo el privilegio de ser apadrinada por la agrupación “Cantoría de Jaén” cuya colaboración no les faltó cuando las obras a interpretar lo requerían, ya que compartían la misma dirección. Han participado en innumerables eventos dentro y fuera de nuestras fronteras, desde conciertos con las mejores orquestas, óperas como la Boheme o Tosca, hasta compartir escenario en varias ocasiones con les Petits Chanteur de Saint Marc( los niños del Coro). En verano de 2010, cantaron en el Vaticano justo en el Altar de Bernini, es decir, en el centro de la basílica, lugar en el que pocos grupos españoles han cantado, teniendo el privilegio de recibir la bendición de Su Santidad Benedicto XVI. Atesoran innumerables galardones como el Sello de Plata de la Ciudad de Jaén en 2011. Para conmemora el X aniversario, habrá un concierto el viernes 1 de junio a las 21 horas en la Catedral, en el que participarán los niños que forman la actual escolanía, el Cemmec Ensemble, conjunto de Profesores Superior en Instrumento del Conservatorio Privado de Música “Maestro E. Cebrián” y un coro de amigos de la Escolanía que conforman el conjunto musical. Como colofón intervendrán en un número final los niños, ya adultos, que han formado parte de la Escolanía durante los diez años de vida. Os esperamos.