Actualizado
martes, 18 diciembre 2018
21:05
h
URGENTE
Imagen ANA BARBERAN
Ana Barberán

El valor del 8 de marzo

Ver comentarios

Los resultados de una encuesta sobre “Percepción Social de la Violencia Sexual” realizada por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género revelan que uno de cada dos españoles cree que el alcohol es causante de la violación. ¡La culpa la tuvo el vino! (eximente). Asimismo, indica que el 15% estima que si la víctima ha sido agredida mientras estaba ebria, tiene parte de culpa (agravante). El 34% de los hombres está convencido de que muchas mujeres tienden a exagerar la violencia machista y un 22,5% de mujeres cuando se les pregunta a ellas. Naturalmente nos referimos a encuestados y encuestadas. Estas “perlas” preocupantes son el resultado de la citada consulta que:

1.- Es la primera que se hace sobre violencia sexual.

2.- Es un estudio hecho a 2.465 personas.

Resulta alarmante que sea la primera en un país en el que se hacen sondeos a troche y moche para el consumo, para intenciones de voto, para esto y para lo otro, pero que nunca se ha hecho hasta ahora para obtener datos de por dónde van las sensibilidades en esta materia, y que abarque a solo 2.465 encuestados. El 97% considera que obligar a una mujer a prostituirse es inaceptable, y sin embargo el 42,9% de los varones y el 30,9% de las mujeres estiman aceptable pagar por mantener relaciones sexuales.

Todo esto a pesar de los años que llevan las instituciones y organizaciones feministas luchando contra la violencia ejercida sobre la mujer.

Está claro, “continuar educando y sensibilizando a la ciudadanía” deberá convertirse en la obligación de todos los gobiernos, en cada uno de sus ámbitos, principalmente en la escuela, sin olvidar la obligación de la educación en la familia.

Recuperar el Ministerio para la Igualdad que se creó en 2008 es una buena noticia, y aún lo es más constatar que, al fin, las declaraciones generales de apoyo a la causa de las mujeres hechas a diestra y siniestra por todos los líderes políticos de este país, se haya materializado en la composición de un gobierno en el que las mujeres se encarguen directamente de los temas que necesitan de igualdad, mérito y capacidad, que son todos. Congratularnos de que la cantera femenina se muestre con orgullo. “No venimos a aprender, venimos aprendidas y conocedoras de los asuntos de los que nos vamos a hacer cargo”.

Las mujeres, acostumbradas a luchar por lo chico y por lo grande; a administrar con lo mucho y con lo poco; a sacar adelante a familias, a mayores y a menores; a mantener la estructura social en la guerra y en la paz y a parir hijos para el sostenimiento de nuestra sociedad. ¿Quién da más?

Hoy, una mujer me ha enviado un gran mensaje. Ha acontecido un pequeño gran milagro casi completamente ignorado por los medios de comunicación: “Miles de mujeres hebreas, musulmanas y cristianas han caminado juntas en Israel por la paz; mujeres y madres de todas las religiones. Un milagro todo femenino que vale más que mil palabras”.

Shalom Salam. Paz.

Hay días en los que se respira mejor.