Actualizado
sábado, 22 septiembre 2018
13:37
h
URGENTE
Imagen ESTHER OSORIO
Esther Osorio

El “No”
de Rajoy

Ver comentarios

Cuando escuchamos la palabra ‘no’ al comienzo de un diálogo, nuestro cerebro libera cortisol, la hormona del estrés, la que nos pone en alerta. Cuando un presidente de Gobierno pronuncia la palabra “No” nos impacta emocionalmente. Difícil de expresar con palabras porque se convierte en algo vital, que nos afecta. Las palabras no son inocentes e impunes y escuchar el “no nos metamos en eso” de Rajoy nos produce emociones que van desde la sorpresa, asombro y desconcierto inicial por ver cómo la igualdad salarial entre hombres y mujeres no le importa al presidente del Gobierno, pese a ser el propio gobierno el que debe garantizar el principio de igualdad mediante leyes y disposiciones. Emociones que pasan por el disgusto, la aversión y la antipatía hacia quien no le interesa que las mujeres de este país cobren un 15% menos, que trabajen 54 días gratis al año, que sufran mayor desempleo y precariedad laboral. Emociones que llegan a la vergüenza, culpa, desazón, pesar y aflicción por tener un presidente del gobierno que aboga por el silencio, la inacción y el más absoluto desprecio a la mitad de la población que sufre discriminación solo por el hecho de ser mujeres.