Actualizado
jueves, 17 agosto 2017
21:42
h
URGENTE
Imagen JUAN DEL CARMEN exposito moreno
Juan del Carmen

Delicias de verano

Ver comentarios

La llegada del periodo estival se nos anuncia como una ventana abierta al jardín de las delicias, un espacio constituido de placeres renovados, regocijos y descansos merecidos. Pero como todo en esta vida, la relatividad acaba imperando, dependiendo de las distintas situaciones, factores y circunstancias. Para comenzar, no todos pueden escapar del advenimiento del “buen tiempo”, porque la verdad, no acabo de entender las bondades de soportar temperaturas de más de treinta grados a la sombra, porque si esto fuera loable, en las calderas de Pepe Botero se debe de estar en la mismísima gloria. Y como quería apuntar: muchos, pero muchos, más de los que aparecen en las televisiones, tienen la posibilidad de sustraerse a las caricias del maravilloso estío. Si no hay parné, no te puedes plantear una huida, y si tienes lo preciso para ir tirando, y la enorme suerte de poseer un aparato de aire acondicionado, (después de algunos años ahorrando) tendrás que moderar su utilización, pues la factura de la luz puede a llegar a ser lacerante, y después ya se sabe, que llega septiembre con el colegio de los niños. Sin embargo, no hay que ser derrotistas en exceso, nos podemos permitir algunos pequeños lujos, como mandar a los chiquillos una vez a la semana a la piscina municipal, aceptar la noble invitación de algún pariente o vecino (por supuesto sin abusar) de remojarnos los cueros en la charca de su propiedad, poner un colchón ligeramente humedecido a la vera del ventilador, sentarse con estudiado reposo en la tina, si la hubiera, o en su carencia en el barreño, hasta que se te arruguen como uvas pasas todas las extremidades del cuerpo, o hasta que al agua le crezcan algas, zapateros y peces cabezones; y si a pesar de todo estos recursos nos fallan, siempre nos quedará el botijo con paño mojado, el abanico y el sótano, si lo hubiese.

Otros elementos importantes a tener en cuenta y que componen la sinfonía estival, pertenecen casi exclusivamente al factor humano. Nos encontramos en un primer momento con las tensiones y controversias propias que se generan en el ámbito laboral debidas al síndrome pre-vacacional, y eso contando con que tenga usted la fortuna de trabajar, porque si no, para que discutir, después vendrán las inquietudes y desasosiegos en encontrar la ideal ubicación para vacacionar, acto seguido usted se encontrará en un embotellamiento o en alguna interminable cola de estación o aeropuerto, y una vez alcanzado su destino se hallará usted internamente abarrotado de seres humanos y algo cansado del verano.