Actualizado
sábado, 17 noviembre 2018
12:03
h
URGENTE
Imagen manuel_miguel_caparros_02
Manuel Miguel Caparrós

De Tabarnia a la Prehistoria

Ver comentarios

Los niveles de saturación informativa, inmersión lingüística en Cataluña, nivel B2 en catalán para profesionales en Baleares, alcanzar la competencia digital a todos los niveles, subidas de las pensiones, bajadas de salarios, disminución de poder adquisitivo para las mujeres, pacto por la educación, nos sitúan en un escenario de los bienpensantes al borde del delirio y nos anima a volver a la casilla de salida en busca de alternativas que nos lleven al futuro.

Las gallinas francesas acaban de poner los huevos sobre el ponedero y sus enfermedades amenazan con la libertad del campo en el mundo mundial. Colmando el del nivel mental de los ciudadanos.Produciendo un auténtico cataclismo intelectual, moral, político, que puede poner en cuarentena decisiones aplicadas como consecuencia de la posverdad en el discurso actual rompiendo techos de cristal para acercarnos a ninguna parte.

El cuestionar en horas si afrontar estos modelos con marcar casillas para el castellano y pedir formación a médicos en Baleares, sería conveniente buscar la salud mental de la mayoría volviendo a los clásicos y repasar el nivel competencial que propone Europa.

La inspiración, pensando en el mayo francés con la imaginación al poder y seamos realistas, pidamos lo imposible, llegando como brotes verdes a esos centenares de maestros y maestras conocedores de Institución Libre de Enseñanza hasta los Movimientos de Renovación Pedagógica desde los años 70, producen un bagaje cultural y educativo para ir el aprendizaje por proyectos. Personalizado como botón de muestra en jovencísimos talentos de infantil del cole Alfonso Sancho, como varios centros de Jaén, que sabedores del enorme potencial profesional de profesoras y profesores repartidos por distintos puntos de nuestra geografía andaluza con iniciativas ilusionantes, innovadoras y creativa, han movilizado a familias con ilusión, para sumergirse en la Prehistoria y vivirlo y exponerlo en sus centros y en museos locales. Desde la lluvia de ideas, formación de grupos investigadores, creación de materiales, dibujos de escenas, rituales y bailes, han generado ambientes de trabajo cooperativo y solidario donde la onda expansiva ha ilusionado a la comunidad educativa y social donde el futuro está por hacer.