Actualizado
domingo, 23 septiembre 2018
20:44
h
URGENTE
Imagen Juan Infante
Juan Infante

Comida lenta, un placer muy importante

Ver comentarios

El alimento no solo nos aporta los nutrientes para mantener nuestras funciones vitales, sino que nos une con la naturaleza y representa lo que somos. Uno de los placeres más importantes de la vida es disfrutar, sin prisas, de una buena comida y, mucho mejor, si lo hacemos con una buena compañía de amigos o familiares. Si además cocinamos con alimentos “buenos” (que nos gustan y son saludables), “limpios” (que respetan el medio ambiente) y justos (que ofrecen una remuneración adecuada a los agricultores), estaremos compartiendo los objetivos de Slow Food Internacional, tal y como manifiesta su presidente y fundador, Carlo Petrini. La filosofía de este movimiento se fundamenta en la defensa del placer gastronómico y en la búsqueda de ritmos de vida más lentos. Por cierto, tengo noticias de que los miembros de esta prestigiosa organización de “comida lenta” que se constituyeron, hace una década, como “Convivium Sierra Sur de Jaén”, y en el que participan: productores, docentes, cocineros y otras personas interesadas en saber que comen, están trabajando en la recuperación de sus actividades. ¡Mucha suerte!