Actualizado
miércoles, 22 mayo 2019
04:04
h
URGENTE
Imagen jmserranoalba
José Manuel Serrano

Chungo horizonte político

Ver comentarios
  • Image

Si me das a elegir/Entre tú y mis ideas/aunque yo sin ellas/Soy un hombre perdido... Si me das a elegir/Me quedo contigo.

Los Chunguitos

Con “V” de verdad presenta Juan Fernández su “Linares Primero”, una agrupación “renovada” para las próximas elecciones municipales de mayo en un Linares que aguarda con cierta desazón los duelos de O.K. Corral que les proponen en la calle, como aquellos forajidos contra funcionarios de la ley. El alcalde merodea por su Gólgota particular y ahora está afanado en escribir su testamento político o sus memorias, otro “Manual de resistencia” como el de Pedro Sánchez. Obligado como el antihéroe a enfrentarse a sus fantasmas políticos y dar guerra hasta el final porque así lo dicta el personaje. Esto no es Tombstone, pero Linares, políticamente, se convirtió, hace tiempo, en el Lejano Oeste. Dando por bueno aquel estilo “trumpiano” que ya apuntábamos, y aquel lema de “Linares First”, cuando el alcalde comenzaba a caerse de las fotos oficiales, ahora cargará contra los indios con ese lema castizo tatuado ya en la piel: “Linares Primero”. En esencia es la misma receta populista de antes, pero en un trabajo por cuenta propia, autónomo por módulos políticos. Fernández y Fernández se presenta de nuevo porque está en la obligación de “dar la cara por su ciudad” y de ajustar cuentas consigo mismo. Dos caras de la misma moneda, pero, corrijamos, con “V” de “vendetta”, con declaración judicial incluida para el próximo 14 de febrero por la malversación de la que le acusa su PSOE de toda la vida. Si el mítico escritor de novelas del Oeste, Marcial Lafuente Estefanía, creador de cientos de títulos, tuvo que firmar sus primeras obras con el seudónimo de Tony Spring, qué no será capaz de hacer este autor político de vuelta de todo y que se resiste a caer del caballo.

Está la política local también amenazada por el contexto, el relato y el relator, por supuesto. Que la nueva delegada de Gobierno del PP, Maribel Lozano, tome posesión en soledad sin el cuerpo renovado de delegados del nuevo Gobierno de la Junta, es síntoma inequívoco de lo fácil que era eliminar el impuesto de sucesiones y la complicada tarea, sin embargo, de repartirse, valga la expresión, la herencia de la Junta. Se buscan perfiles de delegados en Linkedin.com. Así que los delegados socialistas comenzarán la semana en sus puestos y con el corazón de mudanza. Ana Cobo hizo el protocolario traspaso de cartera y la tosirana Lozano “solo” estuvo acompañada por la viceconsejera de Salud, Catalina García, y el feliz director económico del SAS, José Antonio Miranda. Muy elocuente el regalo de la ya exdelegada a la recién llegada: una sudadera del 112, ante las emergencias políticas a las que tendrá que hacer frente.

En el Ayuntamiento de Jaén las aguas corren poco depuradas, la “posible trama en la contratación” de Matinsreg, según el relato judicial en curso, con suculentas comisiones para un desconocido y ya ilustre conseguidor, señala a un grupo de empresas que están bajo lupa y con ellas formas y modos de contratación, cuando menos, escandalosos. El ejército de Pancho Villa, en el mejor de los casos, en cuanto al control de gasto público. Bebíamos, en las escasas fuentes de la capital, el agua más “hipervitaminada” y cara de España. “Viva el mal, viva el capital”.

En clave nacional, vivimos nuestro particular día de la marmota hispánica, de nuevo, los nacionalistas con sus variadas pieles —de corderitos constitucionales o lobos independentistas— tienen bloqueados los Presupuestos Generales del Estado y agotando el crédito político de un Pedro Sánchez al que, a cada paso, los barones le recuerdan que las elecciones están a la vuelta de la esquina y que el horizonte se pone chungo con relator o sin él.