Actualizado
viernes, 21 septiembre 2018
13:47
h
URGENTE

Bromatología

Ver comentarios

Bromatología es un vocablo que procede del griego: bromatos: alimento, y el sufijo logía: estudio, tratado, disciplina científica.

Ciencia que se dedica a la investigación integral de los alimentos (su preparación adecuada y su asimilación por el organismo). Lejos quedan aquellos procedimientos rústicos utilizados para tratar y conservar los alimentos que, según su composición, contribuían al desarrollo de enfermedades. Hoy día, se utiliza la tecnología más apropiada para tratarlos.

El estudio llevado a cabo por la bromatología se complementa con otras áreas de la ciencia como la biología, la química y la física: efectúa análisis de las toxinas y microorganismos que se encuentran en los productos que consumen los animales. La producción alimentaria debe conocer los usos del estudio bromatológico referido a la nutrición y salud de sus animales. Realiza cálculos de las dietas de humanos y animales. Evalúa la inocuidad de los alimentos en caso de intoxicación alimentaria. Analiza los principales contaminantes que son: Micotoxinas, plaguicidas, insecticidas, rodenticidas. En los análisis microbiológicos, detecta los microorganismos patógenos (bacterias y hongos) mediante pruebas microbiológicas (cultivos). Los principales patógenos son: La salmonela, la E. coli, los estafilococos, mohos y levaduras. Con la evaluación (evaluación organoléptica) de las características que se perciben de los alimentos como la visión, el olfato, el gusto, el tacto y la audición, se mejora la calidad y consumo de alimento.

La Bromatología, estudia la composición química, naturaleza y conservación de los alimentos, y se divide en dos subramas, la antropobromatología (estudio de los alimentos destinados al consumo humano) y la zoobromatología (estudio de alimentos destinados al consumo de las diferentes especies animales). Comprueba los estándares de higiene y calidad, y mejora los alimentos con respecto al color, olor, sabor, textura, valor nutritivo y funcionalidad.

La Bromatología se relaciona con la bioquímica, la farmacología, la toxicología y la nutrición, asociada a la palabra nutrir: Asimilar comida y bebida por parte de un organismo. Dicho de otra forma, el objetivo de la nutrición es proporcionar dietas que satisfagan la cantidad de energía y nutrientes. El organismo obtiene lo necesario de los nutrientes que se encuentran en los alimentos para desarrollar y mantener sus funciones vitales. Factor importante a tener en cuenta es la digestibilidad, que es aquello que se aprovecha de lo que se consume. Ningún alimento es completo, y para una buena nutrición, existen seis nutrientes que deben ser consumidos son: Agua, vitaminas, carbohidratos, minerales, grasas y proteínas. Los dietéticos afirman que una dieta vegetariana incluso vegana, bien planificadas, son saludables si se tienen en cuenta una serie de reglas como dar preferencia a las frutas, verduras, legumbres, nueces y productos integrales por ejemplo. “No mata el veneno, sino la dosis”. Y si somos lo que comemos, hay que evitar azúcares refinados y harinas blancas, y tener en cuenta que el desayuno, que rompe el ayuno, no tiene que ser a una hora determinada: esperar a tener hambre para tomar la primera comida del día.

Gracias a la Bromatología, se puede fiscalizar y legislar en materia alimentaria (control de calidad y etiquetado).