Actualizado
lunes, 19 noviembre 2018
23:33
h
URGENTE
Imagen VICA jose villar casanova
José Villar Casanova VICA

Bodas de diamante

Ver comentarios

Tal y como están los tiempos en los que en el acta matrimonial ya va prevista la fecha de caducidad del compromiso, celebrar los 60 años de un único matrimonio tiene un mérito grande, porque no es una noticia que se prodigue demasiado últimamente. Y no tengan la menor duda de que esta es una celebración que se va extinguiendo hasta que acabe por desaparecer, y no porque la media de edad de las personas cada vez es mayor, sino porque el compromiso matrimonial parece que tiene menos rigurosidad e implicación y más intranscendencia.

Son los signos de los tiempos, que marcan los modelos de vida de la sociedad. Y estos parecen ser tiempos de casarse o vivir en pareja, sin grandes lazos ni ataduras que obliguen a responsabilidades y que permiten el cambio de pareja como si de un baile se tratara. Tengo dos amigos, a los que conozco desde hace muchos años y a los que tengo gran afecto, que han tenido la fortuna de llegar a cumplir los 60 años de matrimonio. Ellos son Paco Gutiérrez Colmenero y Ana Ramírez Torres para los que hoy es un día especial, en que conmemoran que en un día como este, de 1958, se casaron en la primera parroquia de Nuestra Señora de Belén y San Roque, de la que era párroco el querido y popular sacerdote Francisco Álamo Berzosa.

Ya ven, el día de Santa Ana y San Joaquín y el día “de los Abuelos”, con lo que Ana tiene un montón de efemérides que celebrar en este día de hoy. Era yo aprendiz en Gráficas Morales cuando conocí a Paco Gutiérrez, que era un joven dependiente en la papelería Imperial. Después, compró a plazos la imprenta de Diego Cobo, hasta que abrió sus negocios de papelería y librería “Gutiérrez” que continuaron sus hijos hasta el cierre total producido no hace mucho tiempo. Siempre hemos mantenido una entrañable relación de amistad, y guardo un gratificante recuerdo de aquellas lejanas tertulias con Domingo Moreno, Joaquín Sánchez y Luis de la Rosa y algún colega más. Ella, Ana, además de una excelente esposa, madre y ama de casa, es una enamorada de la cocina y ahí están sus libros “Las recetas de Ana” para atestiguarlo. Paco y Ana son padres de cuatro hijos, Paco, Mari Carmen, Matilde y Ana Belén, y abuelos de ocho nietos. Han sido 60 años de vida en común bien aprovechados, Un récord esto de llegar a las bodas de diamante. Yo, de momento, espero llegar felizmente a las de esmeralda el próximo mes de noviembre.