Actualizado
domingo, 17 diciembre 2017
13:43
h
URGENTE
Imagen PEDRO ANTONIO LOPEZ YERA
Pedro Antonio López Yera

AVE que “no” vuela...

Ver comentarios

Ni está ni se le espera” es una frase muy conocida —y reconocible— de nuestra historia más o menos reciente. Lástima que haya que acordarse de ella en estas fechas en las que un hito de nuestro ferrocarril, el AVE, cumple veinticinco años. En distintas etapas se nos ha engatusado con obras apenas iniciadas, con presupuestos cogidos con alfileres y hasta con baile de siglas: A Jaén no llegará un AVE sino un TVA, es decir, nada de alta velocidad sino de velocidad alta. Por lo visto para tierras jaeneras no sirve la propiedad aquella del orden de los factores. Pero no es eso lo malo. Lo peor es que no se vislumbra atención al tren por parte de nuestros “bien amados” políticos. Las conexiones que tenemos son, por decirlo de algún modo, inoperativas, ineficientes e insuficientes. Todo ello con tiempos poco adecuados a los tiempos que vivimos. Si a ello unimos la desaparición de ciertas líneas y la falta de transbordos oficiales con las líneas AVE cercanas —léase Córdoba— el panorama tiende a la desolación. Me declaro firme partidario del tren y defensor de su causa. De hecho es mi medio de transporte habitual. Pero el lastre que supone llegar desde Jaén a Córdoba, Sevilla o Madrid para luego coger otra línea con la que, claro está, no se dispone de conexión oficial, es desalentador. Hay ocasiones en que la espera es de cuarenta y cinco minutos. Otras de hora y pico. Se diría que no hay voluntad de conectar realmente a Jaén por medio del ferrocarril. Mientras en ciertos lugares se celebra el cumpleaños del AVE, por aquí hay alguna que otra manifestación pidiendo que no desaparezcan más trenes. Algo está desajustado en algún despacho, en algún cajón. Nunca nos visitó el viejo Talgo (ni el rojo ni el azul pendular) y solo en la prehistoria nos dedicaron al viejo Platanito que, ¡oh, sorpresa! tardaba aproximadamente lo mismo que ahora el Media Distancia en llegar a Madrid aunque haga ya más de treinta años de aquello. Debe ser que el paso del tiempo ocurre a distinta velocidad en Jaén. “Ave que vuela... a la cazuela” decía el refrán. Pues bien, por aquí ni tenemos AVE y ni siquiera cazuela. Así que “Ave que no has de coger...déjalo correr”.