Actualizado
domingo, 23 septiembre 2018
20:44
h
URGENTE
Imagen JOSE MARIA HERMOSO 2015
José María Hermoso

28F, qué celebrar

Ver comentarios

En antaño hacíase llamar Reino de Jaén, qué buena pinta tú. Y después de 587 años de existencia, por obra de (...), pasó a formar parte de la división territorial del país de las Españas, siendo esto allá por el año 1883, y creándose de esta manera la actual provincia de Jaén. Ahora, ajustada por 97 municipios, como abrazada por sus hermanas Córdoba y Granada y sus vecinas castellano-manchegas, Ciudad Real y Albacete, se encuentra, tendida sobre el mayor bosque de olivos de la Península Ibérica, siendo la vasta Cenicienta de Andalucía, defensora a capa y espada la cohesión territorial peninsular mientras que socioeconómicamente se desangra por todos sus costados. Antes reino y después provincia, cumple su condena a ser eterno feudo que desde siglos a tras ocupa el último lugar en los rankings socioeconómicos de este país extraño, que resiste con tufo desintegrado. País de distintas velocidades que son marcadas desde el centralismo por las autonomías que lo estructuran territorialmente como si lo fueran aquellos antiguos reinos de taifas. Siglos después, las engañifas continúan escribiendo una historia que sigue beneficiando a unos pocos en detrimento de la gran mayoría. En esta fiesta del día de hoy, donde los jalifas, en su ritual anual de autobombo complacido airean verdiblancas triunfantes que tapan otra realidad, rara. En el año 2018, 28 F, qué celebrar en el acontecer de los jiennenses. Acaso lo que Jaén alberga en su seno: miles de jóvenes forzosamente expulsados de su tierra en busca de un trabajo que labre su porvenir, hospitales de referencia provincial con habitaciones de tres camas, los salarios más bajos de este país o el cautivo subsidio permanente de miles de personas de esta maltratada provincia... Amar la provincia de Jaén es mucho más que un simple sentimiento para con ella sobre cuanto pueda reportarte al bolsillo que sustenta tu vida placentera con privilegios incluidos. Amar a Jaén pasa, indiscutiblemente, más allá de tu placer por dignificar la vida de todos y cada uno de tus paisanos. Porque cuando el presente está ausente el futuro se torna incierto como hoy lo es para miles de ellos.