Actualizado
sábado, 22 septiembre 2018
13:37
h
URGENTE
Imagen Rosario sabariego color
Rosario Sabariego

Arden

Ver comentarios

A pocos días de comenzar julio y ya arden los bosques tras los incendios forestales. Arden por una u otra razón pero arden. Portugal y Doñana entre los incendios más recientes y nada tiene lógica ante la naturaleza triste y sus grises cenizas. Otras zonas están activando la situación de riesgo alto pues las escasas precipitaciones y las secas zonas de los montes condicionan, entre otros factores, que julio pueda ser más gris que azul este año. Lo triste de todo esto es que es normal especular con el panorama actual del medio rural. Lo humano y lo divino siempre entran en conflicto cuando se lucha por la verdad y al final la inocente naturaleza sufre las consecuencias de los despistes o los reveses de las cosas. Por cada árbol destruido florece un daño ecológico que repercute en cada bosque. “Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol” escribía Martin Luther King. El mundo sigue ahí y los árboles necesitan ser rescatados de su gris soledad.