• EN PLENO. <i> Imagen de la sesión celebrada en el día de ayer en el Ayuntamiento villanovense.</i>
    EN PLENO. Imagen de la sesión celebrada en el día de ayer en el Ayuntamiento villanovense.
|
28/07/2018

La Corporación Municipal villanovense acordó, en el transcurso de la última sesión plenaria de carácter ordinario, aprobar con los siete votos favorables de los grupos Popular, Independiente y Agrupación Por Villanueva el presupuesto general para el ejercicio del año 2018, a pesar de los cinco votos en contra de los ediles del Partido Socialista. El montante total asciende a 8.843.188 de euros.

El acuerdo contempla la aprobación de la plantilla del Ayuntamiento y del centro especial de empleo San Blas y que el expediente se exponga al público durante quince días hábiles para que los interesados puedan examinarlos y presentar reclamaciones. En el apartado de intervenciones, el edil de Hacienda, José González León, aseguró que: “Frente a las cifras del año anterior, hay un incremento de un 2,25 por cierto”.

González apuntó que hay que “recordar la situación que atraviesa el Ayuntamiento y reconocer el peso que se arrastra con las importantes deudas de muchísimos años, lo que deja un escaso margen de maniobra a la hora de elaborar el presupuesto”.

El edil indicó que la prioridad es “bajar todo lo posible la deuda que arrastra el Ayuntamiento”, incidiendo en que se encuentran trabajando en ello y lo harán “hasta el término de la legislatura”.

Gabriel Fajardo, concejal del Partido Socialista, apuntó que “estos presupuestos no son reales”, recalcando: “Luego empezamos a hacer notas de reparo y gastos que no están en el presupuesto”.

Para Fajardo lo más importante es que el Ayuntamiento “está rebajando la deuda”, algo que, según comentó en su intervención, “empezó haciendo el Partido Socialista hace cuatro años”; además indicó: “Los ingresos eran los mismos que ahora” y ya entonces “se rebajó la deuda en 2,5 millones”. Por último, el edil socialista pidió que las inversiones que tienen contempladas en los presupuestos se hagan antes de que termine la legislatura y lleguen las elecciones.

La alcaldesa, Isabel Nogueras, atacó al edil socialista: “No venga a decir, aquí en el pleno, que han tenido pocos días para estudiarse los presupuestos, ya que desde el día 10 han tenido tiempo”. Recordando: “Un 28 de diciembre nos presentaron los presupuestos para aprobarlos un 2 de enero”.

María Isabel Rescalvo, edil Independiente, comentó que su grupo, en 2003, “abrió los cajones del Ayuntamiento y contabilizó las facturas que el PSOE se dejó dentro: unos seis millones de euros”, algo que calificó como “una auténtica barbaridad” y que obligó a “incrementar la deuda porque había que pagar las nóminas y las obras que se habían hecho, que eran necesarias para el municipio”.