• OLIVICULTURA. <i>Foto de familia de los voluntarios del proyecto “Olivares Vivos” en “Olivar y Aceite”. </i>
    OLIVICULTURA. Foto de familia de los voluntarios del proyecto “Olivares Vivos” en “Olivar y Aceite”.

Un grupo de voluntarios del proyecto “Olivares Vivos” estuvo en la ciudad de Los Cerros aprovechando su estancia en la provincia dentro de las fincas piloto que existen en la provincia para apoyar este interesante proyecto que pretende devolver la rica biodiversidad al olivar, y que estudios científicos avalan, que es necesaria para evitar plagas. Así, Francisco Martín Barranco, técnico de SEO BirdLife y del proyecto “Olivares Vivos”, acompañado por un grupo de voluntarios del proyecto, realizaron una visita al Centro de interpretación “Olivar y aceite”, donde gracias a sus técnicos profundizaron en el conocimiento del mundo del olivar y del aceite de oliva. Durante su estancia en las instalaciones de la entidad, observaron utensilios que se utilizaban en otras épocas para la recolección, que actualmente se encuentra en un proceso bastante avanzado.

“Olivares Vivos” es una actividad coordinada por la Sociedad Española de Ornitología (SEO BirdLife), en la que participan la Universidad de Jaén, y en concreto sus área de Ecología y Biología como el departamento de Marketing, para la promoción y venta de ese posible aceite de oliva de “Olivares Vivos”. Asimismo, forman parte de este proyecto la Diputación de Jaén, la Estación Experimental de Zonas áridas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Patrimonio Comunal Olivarero y la Fundación Olivar de España. El proyecto tiene 20 fincas piloto, de ellas 10 están en la provincia jiennense, y uno de los principales objetivos de “Olivares Vivos” es devolver al olivar la diversidad biológica que tenía y que le fue “robando “a través de la eliminación de los linderos y arroyos.

“Para ello trabajamos con campos de voluntariado, para volver a reforestar la zona improductiva del olivar, como los linderos, donde siempre ha existido vegetación y se ha ido eliminando, porque se llegó a penar que estorbaban para la correcta explotación de las fincas, pero los estudios han demostrado que esa vegetación albergaba poblaciones de insectos y aves, encargados de controlar las plagas del olivar, indicó Martín, al tiempo que destacó que “Olivares Vivos” intenta restaurar arroyos y cárcavas, una especia de socavones producidos en rocas y suelos de lugares con pendiente a causa de las avenidas de agua de lluvia, que se han ido formando con la erosión, así como la implantación de cubierta herbácea o la instalación de cajas nido para aves, como mochuelos, lechuzas o pequeños pájaros insectívoros, que pueden controlar las posibles plagas que tiene el olivar, argumentó el técnico del proyecto “Olivares Vivos”.

En esta iniciativa participan ocho voluntarios españoles, aunque en otras ocasiones el grupo ha estado compuesto por ciudadanos de distintos países europeos e inclusive por algunos que han llegado desde Brasil. Cabe destacar que los voluntarios trabajarán durante una semana en tres fincas de la provincia, en la que realizarán labores de conservación y plantación de vegetación natural de la zona. Trabajo que complementan con visitas a ciudades cercanas, como Úbeda para conocer su patrimonio olivarero o visitas a almazaras para tener una visión global de este apasionante mundo.