El reparto de los libros de la fiestas de Siles y la caridad de San Roque se convierte en una estampa tradicional. Un grupo de voluntarios lo hace posible, con colectivos de madres y padres, la Peña del Olivar y Orospedana y las asociaciones Misericordia y Esperanza —cultural—, Romaní Brujé —gitana— y El Puntal —vecinal—.