• FUEGO. <i>Incendio forestal, en una imagen de archivo. </i>
    FUEGO. Incendio forestal, en una imagen de archivo.

Este 2018 está resultando un año con una baja incidencia de incendios forestales, si se compara con los años más inmediatamente anteriores. Según la Estadística Provisional del Dispositivo Infoca sobre el número de intervenciones de sus efectivos en siniestros forestales, en la provincia de Jaén solo se produjeron 8 incendios, lo que sitúa a esta provincia en el número más bajo de las de Andalucía, en el periodo comprendido entre el 1 de enero de este año y el 26 de agosto. En consecuencia, el número de actuaciones forestales también fue de las más bajas, con un total de 58, solo por encima de las de Sevilla (39) y Málaga (45). No obstante, la estadística provisional del Infoca recoge que también se contabilizaron 50 conatos de incendio forestal en la provincia de Jaén.

La provincia andaluza con un mayor número de incendios fue Córdoba, con 20; seguida de Almería (18), Granada (16), Huelva y Málaga (13), Cádiz (10), Sevilla (9) y, por último, Jaén (8).

En cuanto a conatos de incendio, que fueron atajados a tiempo o que no fueron a más, Almería también se lleva la palma con 64. Le siguen Granada (58), Huelva (55), Cádiz (53), Jaén (50), Córdoba (49), Málaga (32) y Sevilla (30).

Julio. Por otro lado, el pasado mes de julio se marcó un récord en cuento a la escasez de siniestros forestales, tal y como publicó en su día Diario JAÉN. Posiblemente, este hecho pueda deberse a la climatología, quizá a una mayor concienciación ciudadana para evitar imprudencias, negligencias, quemas descontrolados, barbacoas en espacios no autorizados o aquellos incendios forestales que se provocan intencionadamente. , o a la eficacia de los dispositivos anti incendios forestales.

La coordinación del Plan Infoca en la provincia de Jaén la integran diferentes colectivos, que mantienen la guardia activada. En la reunión mantenida el pasado 10 de agosto, que presidió la delegada del Gobierno, Ana Cobo, esta hizo hincapié en que, según las estadísticas que maneja la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, “en el 96 por ciento de los incendios está detrás la mano intencionada del hombre”.

No obstante, el mes de julio fue benigno y se contabilizaron 33 siniestros, de los que 30 fueron conatos en los que se quemó menos de una hectárea. Esta fue, como se puso de manifiesto en la reunión, la mayor bajada de incendios en el mismo periodo en los últimos 10 años, debido fundamentalmente por las bajas temperaturas registradas. De la superficie afectada, el 21,23% es superficie de arboledas, mientras que el 78,77% restante fue de matorral. En el mismo periodo de 2017, para tener una visión comparativa, el total de siniestros se elevó a 73, de los cuales 63 fueron conatos.

En lo que va de agosto de este año hubo un incendio destacable en el término municipal de Jódar, que quemó unas 50 hectáreas de pasto. Luego se produjeron otros de cierta importancia en Baños de la Encina, Marmolejo, Pegalajar y Hornos de Segura, estos dos últimos a consecuencia de fuertes tormentas con aparato eléctrico.