• VISITA. <i>Manuel Mondéjar y Andrés Cuadra en el nuevo ecoparque La Rosa de La Carolina.</i>
    VISITA. Manuel Mondéjar y Andrés Cuadra en el nuevo ecoparque La Rosa de La Carolina.
|
20/08/2018

N ueva infraestructura urbanística en la capital de las Nuevas Poblaciones. Las obras de adecuación de zona verde para el Parque Urbano del Paraje de la Rosa, ubicado en la zona norte de La Carolina en terrenos próximos al antiguo depósito de agua potable, están a punto de concluir. Se trata de una iniciativa aprobada dentro del Plan Provincial de Cooperación de la Diputación que cuenta con un presupuesto de 113.209 euros. Al respecto, el concejal de Urbanismo, Marcos García, recuerda que se trata de una intervención necesaria en esta zona del municipio, ya que es muy visitada por la ciudadanía. “Gracias a esta subvención de la Diputación podemos desarrollar estas obras que darán una imagen más atractiva y agradable de este paraje tan característico de La Carolina, al tiempo que se cuidará medioambientalmente gracias a la instalación de sistemas eficientes”, explicó García. En concreto, las ejecuciones consisten en la dotación de recorridos con nuevas pavimentaciones naturales. Asimismo, se instalará un sistema de iluminación led, de eficiencia energética. Además, el proyecto contempla una importante partida para la plantación de vegetación de árboles arbustos de diferentes tamaños, así como plantas aromáticas y autóctonas. Toda la parte de jardinería cuenta con un sistema de riego centralizado y automático. Igualmente, se ha construido un parque canino de unos mil metros cuadrados. Es un paraje que se ha convertido en uno de los lugares más populares del casco urbano carolinense, ya que es frecuentado por personas de todas las edades, especialmente para practicar la denominada ruta del colesterol, ya que une el camino que lleva desde la nueva urbanización de viviendas realizadas en el antiguo Depósito, con los polígonos industriales Cruz de Tarazaga y Aquisgrana. Precisamente, estos terrenos, llenos de vegetación silvestre por el momento, cuenta con algunos bancos de piedra y una valla metálica formada por tubos redondos de diversos colores, puesto que la anterior corporación municipal inició los trabajos concernientes a la construcción de la primera fase de lo que iba a ser la “Ciudad de los Niños”. Las obras de esa fase consistieron en el cerramiento con un vallado perimetral el desbroce del terreno que ocupa una superficie de 0,7 hectáreas, superior a la de un campo de fútbol. Se pretendía realizar, como mínimo, un espacio de juegos infantiles, zonas verdes de arbolado, entre otros.