|
31/07/2018

Tras las intervenciones de urgencia realizadas durante el mes de julio, la imagen del Santísimo Cristo de la Misericordia fue repuesta al culto, volviendo a presidir el retablo mayor de su ermita. Durante este tiempo, su lugar fue ocupado por una fotografía del mismo, un cuadro de grandes dimensiones que, normalmente, se encuentra en el anexo centro parroquial.

La imagen fue retirada a principios de este mes para ser sometida a una restauración que, según el párroco de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, sería “corta, breve y muy superficial”. Así pasaron casi cuatro semanas en las que el Cristo estuvo en el taller de Víctor García Villargordo, en Torrevieja. Y es que, a las pequeñas grietas que tenía la imagen, hubo que sumarle las condiciones de temperatura tan diversas, dado que el templo está abierto bastantes horas al día y el contraste pasa factura a las tallas.

La imagen con mayor devoción de cuantas se encuentran en la ciudad regresó a punto para sus cultos, que se desarrollarán a mediados del mes de septiembre, poniendo fin a las fiestas patronales. El Cristo, ya entronizado en su camarín, ofrece una imagen inédita, al no aparecer con el paño de pureza de tela y su característica moña anudada, sino que está solo con el paño de pureza tallado, siendo inusual que se muestre de esta guisa.