• CONFERENCIA. <i> Carlos de Teresa Galván, ponente del curso de fisioterapia integrativa. </i>
    CONFERENCIA. Carlos de Teresa Galván, ponente del curso de fisioterapia integrativa.

La sociedad actual dedica cada vez más tiempo a hacer deporte y ejercitarse para lograr una buena salud y calidad de vida. Sin embargo, cuando se producen lesiones, muchas veces solo se plantean la razón por la que se ha producido la lesión, cuando existen muchos mecanismos y situaciones que pudieron llevar a la existencia de la dolencia. Carlos de Teresa Galván, profesor del departamento de Fisiología de la Universidad de Granada, sostiene que son muchos los factores que entran en esta ecuación.

“Una lesión siempre es una oportunidad de mejorar, porque nos obliga a tener que reflexionar sobre qué ha pasado para que hayamos llegado a esa situación, qué movimiento se ha hecho mal, qué sobrecarga de peso he tenido, qué alimentación no estaba haciendo. Muchas veces hasta que uno no tiene ese momento de crisis no se para a pensar qué podemos hacer”, explica Galván.

Entre esos factores de importancia se encuentra la alimentación, que debe ser equilibrada. También apunta que la rehidratación es algo que no se suele tener en cuenta al ejercitarse.

“Cuando uno hace un deporte intenso y nuestra temperatura aumenta enormemente, lo que tenemos que hacer es sudar y perder calor. Mantener un buen nivel de rehidratación nos permite tener una buena precisión en nuestros mecanismos. Hay que beber antes de tener sensación de sed. Cuando se tiene esa sensación ya hay un nivel de deshidratación, por lo que hay que enseñar a beber de forma más secuencial se tenga o no esa sensación para evitar el riesgo de deshidratación”, afirma Galván.

Por otro lado, explica que tener un sueño reparador es igualmente importante, ya que es necesario para que todo pueda volver a su sitio. Sin embargo, asegura que no es algo que suela preocupar a las personas.

“Los médicos preguntamos poco sobre esto, sobre si las personas duermen bien. Normalmente para dormir necesitamos que nuestra temperatura baje un grado. Por eso cuando hay una mayor activación del sistema nervioso y una mayor activación metabólica, que eleva nuestra temperatura, nos cuesta trabajo dormir”, explica Galván.

También añade que es necesario que la sociedad sepa que si se quiere tener un sueño reparador es conveniente ser más activos durante el día para que el proceso de recuperación durante la noche sea mejor.

“La gente debería saber que se tiene que activar hasta una cierta hora porque luego necesita ese proceso de vuelta a la calma y de inducción del sueño”, sostiene.

Por otra parte, argumenta que lo primero para mejorar la salud es ser conscientes de que si ocurre algo, se necesita solución. Además, añade que los pacientes tienen que ser conscientes de que conviven con ellos mismos y deben promover su propia salud.