Una labor iniciada en Úbeda en el siglo XI y perdida en el XVI después de Cristo, hasta ahora. El arte de las alfombras “ubedíes” de esparto es una disciplina que surgió, precisamente, en la ciudad Patrimonio de la Humanidad —de ahí el nombre que recibe—, pero que el inagotable paso del tiempo acabó por hacerlas desaparecer. Sin embargo, hay una familia en Úbeda dispuesta a recuperar los productos y la fabricación artesanal de antaño para trabajar esta fibra vegetal a mano; siendo su producción totalmente ecológica y sus residuos biodegradables. Ellos son los hermanos Pedro y Jesús Blanco Ubalde.

Convertidos en la cuarta generación de artesanos del esparto de su familia, estos herederos de la tradición son todo unos conocedores de la historia de este oficio y de los cambios que ha sufrido a lo largo de los años. Y es que fue su tío-abuelo, Pedro Vera, antes de 1900 quien empezó a realizar esparto artesanal para el ámbito doméstico. Después, el abuelo, Pedro Blanco Vera, se inició con su tío en el conocimiento del esparto en 1914, con 7 años, abrió su propia tienda-taller en 1939. El padre, Enrique Blanco Martínez, retomó la labor en 1967, hasta que actualmente son los nietos los encargados de mantener este pedacito del arte y la historia de Úbeda con su taller Ubedíes Artesanía.

Esta familia trabaja con el esparto de Sierra Mágina elaborando las famosas alfombras ubedíes del siglo XI, típicas de la zona de Úbeda y cuya fabricación rescató su abuelo tras muchos años en el olvido. Hoy en día, Pedro y Jesús Blanco recuperan otros productos y la fabricación artesanal de los mismos para trabajar esta fibra vegetal a mano, siendo su producción totalmente ecológica. Bolsos, artículos de bisutería, pamelas, sombreros, persianas, cestería y otros objetos de uso decorativo como son los animales elaborados en pita y a tamaño real.

Para sus creaciones usa el esparto crudo, esparto machacado, así como otros materiales y técnicas como pita/sisal, yute, rafia o lana, que le permiten personalizar al máximo tanto los artículos que encontramos en su tienda como aquellas piezas que elabora bajo pedido. Un oficio de antaño que han sabido reconvertir para posicionarlo en un lugar muy visible en el panorama nacional, consiguiendo grandes premios y reconocimientos como el de Richard H. Driehaus, premios de las Artes de la Construcción en la categoría Acabados y otros trabajos de la construcción tradicional.

En Ubedíes Artesanía trabajan mano a mano con diseñadores como Leandro Cano o Juan Carlos Quesada, Pedro Blanco asegura que es ahora cuando se está “empezando” a valorar la dedicación de esta labor artesanal.