|
17/07/2018

María Jesús Sevilla es la dueña de la Clínica Veterinaria “Sevilla” ubicada en el municipio de Torreperogil pero su campo de trabajo va mucho más allá del ámbito local. Muchos de sus “pacientes” llegan desde numerosos puntos de la comarca. Lo hacen para ser atendidos en un centro que es hoy sinónimo de vanguardia en equipamiento, formación y, sobre todo, una personal y entregada atención. María Jesús Sevilla recuerda que los inicios no fueron precisamente fáciles: “Ha sido un camino de resistencia. Empezó como un autoempleo en una época en la que era irse o resistir, y yo elegí resistir”. María Jesús Sevilla no olvida las dificultades por las que pasó en el principio de esta aventura y reconoce que “cada duro” que tenía lo invertía en formación o equipo técnico.

Todo el mundo sabe que es difícil describirse a sí mismo. La propietaria de la clínica veterinaria para pequeños animales, los de compañía básicamente, piensa que su reconocimiento fuera de Torreperogil se debe a los 23 años que lleva dedicando su tiempo a la clínica, por lo implantada que está. La formación de la que disponen todas las personas que están en plantilla, la actualizada equipación que poseen y la excelente relación que tienen con el mundo animal son las claves para que las personas de su pueblo y de la provincia reconozcan el trabajo que realizan. Además, hay que añadir que su jornada laboral no termina a las ocho y media de la tarde cuando cierran. En la clínica, se atienden urgencias durante las 24 horas del día.

María Jesús Sevilla resalta que los servicios que se ofrecen en su clínica son poco habituales en las clínicas veterinarias de la zona. “Nosotros ofrecemos servicios de cirugía especiales, encargos poco comunes”, explica. También se ofrecen consultas diarias para perros y gatos, peluquería, tratamiento prequirófano y hospitalización. Los valores en los que están basados los éxitos de la Clínica Veterinaria Sevilla son el compromiso, la eficacia, el talento, la constancia, la eficiencia y buen trato a los animales. “Nosotros estamos muy concienciados en la protección de los animales. Tenemos muy buena relación con la protectora”, añade.

En el negocio desde 1995, Sevilla ha visto evolucionar la profesión mejor que nadie. Esta la define como un proceso vertiginoso debido a la gran irrupción de las nuevas tecnologías. Sevilla cuenta con efusividad que las técnicas utilizadas en veterinaria son muy parecidas a las técnicas que se utilizan en la medicina humana. Pero, la clínica no solo ofrece un servicio a los animales, también a las personas. Posee convenios con diferentes universidades en los que los estudiantes reciben formación durante un mes en la clínica. Los alumnos en prácticas realizan actividades en quirófano, funciones de hospitalización y de recepción.