El pedáneo de Santa Ana, Miguel Ortega, con ayuda de vecinos, apagó un incendio declarado en una nave contigua a una vivienda de la calle Horno. La rapidez fue fundamental ante la presencia de mucho material inflamable —puertas, muebles y cajas con ropa, entre otros artículos—. Luego los bomberos refrescaron el lugar.