Conductores, profesores de autoescuela y transeúntes se quejan del estado en el que se encuentra la señalización horizontal en buena parte del casco urbano. Denuncian que las líneas son poco visibles y en algunos puntos, prácticamente están borradas, con el consiguiente peligro para la seguridad. En la imagen, flechas direccionales a unos metros de uno paso de peatones en la calle San Salvador.