• <span style="text-transform:uppercase">en el exterior</span><i>. Sesión astronómica celebrada el 27 de julio en la pista contigua al observatorio pedricero.</i>
    en el exterior. Sesión astronómica celebrada el 27 de julio en la pista contigua al observatorio pedricero.

Llegaron, rompieron los candados y cambiaron las cerraduras”. Con estas palabras expresa el presidente, Francisco Espartero, la indignación de la directiva de la Sociedad Einstein de Astronomía (SEDA) después de ser expulsada por el Ayuntamiento del observatorio de La Pedriza. Señala que esto ocurrió hace unas semanas y que ya no tienen llaves de las instalaciones. El responsable señala que la entonces alcaldesa, Elena Víboras, les cedió el espacio como sede para su colectivo y dice que, ahora, el máximo dirigente municipal, Carlos Hinojosa, “la desautoriza”.

Espartero expresa el descontento de la SEDA con el “desahucio inquisitorial y sin previo aviso”. Ve “surrealista” que las últimas actividades se hayan tenido que celebrar fuera del observatorio, en la pista deportiva y destaca la falta de apoyo a AstroAlcalá. Además, habla de desconcierto ante el “secuestro” de los telescopios, pues aún queda material dentro. El presidente subraya que el Gobierno local no dio importancia al incidente del año 2016 en el que, según él, el pedáneo que había en la aldea, amenazó con quemar el observatorio con la gente dentro.

Desde la directiva de “Einstein” se critica que el Observatorio Andaluz de Astronomía continúe cerrado y que lleve así “mucho tiempo”. Por ello denuncia el deterioro creciente de las instalaciones y del instrumental y que “se vaya al garete” una inversión de miles de euros públicos. De hecho, según los cálculos de Francisco Espartero para reabrir el inmueble haría falta un gasto de cuatrocientos euros más la contratación de una grúa, pues la SEDA está dispuesta a poner la mano de obra. En su opinión es un “circo” que la gestión se haga desde la Concejalía de Turismo y que no se apueste por la ciencia y por las posibilidades económicas que ofrecería el aprovechamiento del edificio.

Pese a las críticas, el máximo responsable de la SEDA tiende la mano al Ayuntamiento y le pide “cordura” y diálogo para que su colectivo recupere la gestión y el observatorio deje de estar cerrado. Igualmente, manifiesta que la administración local no ha contestado a varios escritos registrados días atrás. En los documentos, entre otras cuestiones, se pide la reparación urgente de la cúpula del observatorio, un local en contestación a la afirmación de Carlos Hinojosa de que el inmueble pedricero no es la sede de “Einstein”, copias de las llaves para seguir haciendo uso del lugar para sus actividades de divulgación.