• COMIENZO. <i>Obreros realizan perforaciones en el solar situado junto al Edificio Joven.</i>
    COMIENZO. Obreros realizan perforaciones en el solar situado junto al Edificio Joven.

El Edificio Joven se inauguró hace más de siete años —fue en febrero de 2011, a unas semanas de las elecciones municipales—. Sin embargo, al inmueble, construido gracias al Plan E y con un coste final de alrededor de 1,3 millones de euros, aparte de la terminación de la planta superior y el sótano le faltó un pequeño detalles: carece de sistema de climatización propia. No tiene ni siquiera la preinstalación.

Ahora acaban de comenzar los trabajos para climatizarlo, que se desarrollan en el solar contiguo. La primera fase del proyecto fue adjudicado, meses atrás, a una empresa alcalaína, Montajes Eléctricos Contreras por 175.900 euros. Es un precio muy inferior al de licitación, cifrado en unos 260.000, con el IVA incluido. Llegar hasta aquí no ha sido fácil. Después de una primer proceso fallido, el pasado invierno la empresa que presentó la propuesta más barata, menos de 160.000 euros, después de dudas sobre si había incurrido en una baja temeraria, desistió. Por ello se tiró de la firma que obtuvo la segunda mejor puntuación.

energía renovable. Antes de la licitación, el Ayuntamiento encargó una serie de estudios. Por un lado, una compañía efectuó un estudio sobre las características del terreno y sobre las perforaciones necesarias. Por otro lado, la Universidad de Jaén presentó tres proyectos relacionados con la climatización del Edificio Joven. Concretamente para utilizar la energía geotérmica, un sistema que destaca por su carácter sostenible e innovador. Se tienen en cuenta las características del clima en Alcalá la Real, con inviernos bastantes fríos y veranos en los que la temperatura máxima alcanza picos de unos cuarenta grados. Los trabajos, del año 2013, contemplan unos costes de casi 280.000 euros.

La energía geotérmica, como su nombre indica, utiliza las características del suelo a cierta profundidad, que mantiene una temperatura constante con independencia de los valores que se registran en superficie. Se trata de una temperatura más elevada que la existente en el interior durante el invierno y más suave de la que se da durante las olas de calor.

Entre las ventajas sobresalen la ausencia de contaminación y el escaso coste de producción, su durabilidad, la ausencia de molestias acústicas y la inexistencia de riesgo por legionelosis. Los inconvenientes principales radican en el precio de la instalación necesaria y el espacio que requiere para los dispositivos —en este caso en el solar contiguo al Edificio Joven—. La puesta en marcha, dentro de unos meses, de la climatización supondrá un impulso para el Edificio Joven, un inmueble muy concurrido, sobre todo por las tardes y en verano. De cualquier modo, la conexión definitiva está a expensas de la segunda fase, que también deberá adjudicarse tras una convocatoria pública.