• PREPARATIVOS. <i>Proceso de descuelgue del Cristo de la Salud antes de colocarla en el trono en el que recorrió las calles del casco antiguo.</i>
    PREPARATIVOS. Proceso de descuelgue del Cristo de la Salud antes de colocarla en el trono en el que recorrió las calles del casco antiguo.

La imagen del Cristo de la Salud salió a la calle, como es tradición, el primer domingo de septiembre en la culminación de sus fiestas anuales. La procesión salió de la iglesia de San Juan Bautista en torno a las ocho y media de la tarde. Acompañado por un numeroso cortejo de fieles, el itinerario discurrió por el casco antiguo, concretamente por Rosario, Veracruz, El Llanillo, desde donde se dirigió al entorno del Ayuntamiento para, después, enfilar Real y, nuevamente, Rosario.

Una vez más quedó patente el tirón del Señor “pujarero” y de su hermandad, una de las cofradías que tiene más miembros de Alcalá. Antes de la salida, como de costumbre, la imagen tuvo que ser descolgada desde el tejadillo, ya que, por su tamaño, no cabe por la pequeña puerta del templo. El desfile contó con la presencia de mujeres con mantilla.

La jornada principal de las fiestas arrancó con una diana a cargo de la Agrupación Musical Santísimo Cristo de la Salud. A las once de la mañana, el flamante párroco de Santo Domingo de Silos, Francisco Javier García. Después llegó el habitual acto de regocijo y convivencia en el que miembros de la hermandad e invitados se trasladaron hasta la cercana casa de la cofradía para disfrutar de un refrigerio. Como en el resto de los actos, estuvo presente el hermano mayor, Rafael Antonio Aranda, junto con los demás componentes de la junta de gobierno.

Los actos empezaron el jueves por la tarde, con una ruta por el barrio de San Juan y el entorno de la Fortaleza de la Mota. El viernes por la noche, la vicesecretaria, María Dolores Nieto, exaltó al Cristo de la Salud, en un acto en el que fue presentada por Antonio Molina. El sábado se sucedieron el toque del ángelus, seguido de la “pipirrana sanjuanera”; por la tarde, una oración y una ofrenda de flores y frutos, y, por la noche, un concierto de las agrupaciones musicales Santísimo Cristo de la Salud y San Juan Bautista.

Con motivo de las celebraciones en honor de su titular la hermandad publicó su programa anual, en el que hace balance de los últimos doce veces y se recuerda, con cariño, a personas y actividades en una serie de artículos.