• PUERTA DE MÁGINA.<i> Panorámica urbana del municipio galduriense, en una imagen de archivo.</i>
    PUERTA DE MÁGINA. Panorámica urbana del municipio galduriense, en una imagen de archivo.

Semana de seísmos en Jódar. Después del terremoto de magnitud 4.0 del jueves, la tierra volvió a temblar ayer en Jódar, aunque tampoco hubo que lamentar daños humanos ni materiales. A las 1:41 se produjo otro movimiento telúrico, de igual magnitud e intensidad III-IV, algo superior a la del anterior. El Instituto Geográfico Nacional (IGN) anuncia que el epicentro se localizó al este del término municipal. Aunque el servicio 112 solo tiene constancia de una llamada de aviso de una persona que había notado en su domicilio cómo se movía la mesa, la Policía Local sí recibió varias llamadas de galdurienses que alertaban de lo ocurrido.

Los testimonios de los vecinos son elocuentes. Juani Jiménez llegaba a casa en esos momentos: “Cuando subí las escaleras sentí como que me iba a marear pero, pronto, me di cuenta de que había vuelto a temblar el suelo al comprobar cómo las cortinas se movían. Las ventanas estaban cerradas y, a pesar de que corría viento, el movimiento fue lo bastante fuerte como para saber que no se estaba tratando de ninguna corriente de aire”. Otros galdurienses estaban en la cama. Así pues, Juan José García apunta: “Crujió el cabecero. Entonces me giré hacia mi mujer y le pregunté si lo había sentido y me dijo que si había notado que se había movido la cama. No fue una percepción mía”. Dice que otros convecinos, en cambio, no percibieron nada a pesar de la intensidad. La profundidad, como el día 22, se localizó a once kilómetros. Otra galduriense, Celia Castro, destaca que se perciben los seísmos, que suben de potencia. “Quién sabe si el siguiente no será más fuerte todavía”, dice. quien sabe si el siguiente no será más fuerte todavía”, señala Celia Castro, vecina de Jódar.

Según las últimas informaciones, más se han acumulado, en el último mes, en el triángulo comprendido entre Jódar, Peal de Becerro y Quesada. Sin embargo, expertos como José Antonio Pérez, responsable del grupo de investigación Riesgo Sísmico y Tectónica Activa señala que estos fenómenos pueden tener relación con la serie sísmica que se produjo en la provincia de Jaén entre 2012 y 2013, centrada, principalmente, en los municipios de Torreperogil y Sabiote, ubicados en la comarca de La Loma, a unas decenas de kilómetros del casco urbano galduriense. Otros apuntan a que esta episodio de movimientos son beneficiosos siempre y cuando continúen con esta intensidad o menor, pues así se descarga la tensión acumulada bajo tierra.

Los seísmos continuaron en el municipio a lo largo de la jornada, en forma de réplicas del terremoto de ayer de madrugada. A las 3:18 horas hubo otro de magnitud 3.0, asimismo con epicentro en la parte oriental de Jódar. A las 3:46, los sismógrafos del IGN midieron un temblor de 2.7 con idéntica localización. La situación continuó así a lo largo de la jornada, con otro movimiento de tierra que se percibió en el pueblo pasada la una de la tarde.

Al cierre de esta edición, el IGN daba cuenta, en su página web, de otros temblores en la parte oriental de la provincia de Jaén. Se localizaban al este y el noreste del término galduriense y el sudoeste de Peal de Becerro, es decir, relativamente cerca. El viernes, los seísmos se dieron, asimismo, en el territorio pealeño y al norte y el noroeste de Larva. El denominador común de esta área de la provincia es que se encuentran en la transición entre las sierras Mágina y de Cazorla y el valle del Guadalquivir y otras depresiones de la provincia. Salvo en los mencionados casos de Jódar, se trata de incidencias que ni siquiera han sido percibidas por la población. En conjunto, ha habido más de 200 microterremotos desde principios de 2017.