• CITA. <i> El delegado de Fomento, José Manuel Higueras, y los alcaldes de Villatorres y de Mengíbar, Sebastián López y Juan Bravo, con más miembros de la plataforma</i>
    CITA. El delegado de Fomento, José Manuel Higueras, y los alcaldes de Villatorres y de Mengíbar, Sebastián López y Juan Bravo, con más miembros de la plataforma

Con cierta decepción. Esta fue la sensación con la que el alcalde de Villatorres, Sebastián López, salió de la nueva reunión mantenida con el delegado territorial de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, José Manuel Higueras. En esta ocasión, el encuentro entre ambos se produjo en Mengíbar, aunque ya con más personas presentes que en la anterior vez. En concreto, asistieron representantes de la plataforma ciudadana por la A-6000, el colectivo vecinal que reclama el arreglo integral de esta carretera, que conecta los núcleos del municipio de Villatorres (Villargordo y Torrequebradilla) con el casco urbano mengibareño.

Precisamente, esto es lo que volvieron a poner sobre la mesa ante el delegado: una reforma total de esta vía de comunicación. Porque, según recordaron, su estado es lamentable y no acorde a lo que deberían ser las infraestructuras del siglo XXI. Pero ese deseo se topa con la realidad económica actual. Y es que, según el alcalde de Villatorres, todo apunta a que, por el momento, no se contempla tal proyecto en los planes presupuestarios del Gobierno andaluz.

“Nos ofrecen solo pequeñas reformas en sitios puntuales de la carretera que no sirven para solucionar el problema al completo, ya que esas tareas de mantenimiento no resuelven la estrechez y peligrosidad del trazado, ni el puente que se anega ni el paso a nivel, aunque eso es competencia ferroviaria de ADIF. Pedimos el arreglo integral, pero a eso, por el momento, no se comprometen”, explicó el dirigente municipal.

Pese a todo, no todas las puertas se cierran con respecto al arreglo de la carretera A-6000, de tal manera que el delegado de Fomento deja entreabierta una posible opción. “Sí se comprometen a redefinir un antiguo proyecto de mejora que se dejó a medias en 2011, según el cual se arreglaría toda la carretera desde Mengíbar hasta el enlace con la Autovía del Olivar. Al final no se hizo nada en el tramo entre Torrequebradilla y Mengíbar y esto sí podría ser una solución”, dijo Sebastián López.

Así las cosas, según el alcalde, la Delegación de Fomento se fija sacar del cajón aquel proyecto que la crisis económica dejó tapado, pero eso sí, no se ha establecido plazo. “La intención parece que es retomarlo. De todas formas, para el año que viene es complicado, según se no dijo. Con voluntad se pueden hacer las cosas y, precisamente, ahora sería un buen momento para definir obras en los próximos presupuestos del 2019”, señaló el mandatario local.

Por el momento, tras este último acercamiento entre la Administración y la plataforma, el colectivo confiará en la palabra dada por la Junta. Así, después de las vacaciones, se volverán a retomar los contactos para seguir con la reivindicación. “Vamos a esperar un tiempo prudencial para ver si nos presentan el proyecto redefinido, analizarlo y opinar al respecto. Es una reivindicación importante para los dos municipios implicados por razones de seguridad. De hecho, ya hemos recogido 2.000 firmas que apoyan el arreglo integral”, manifestó Sebastián López.

El alcalde de Villatorres recordó que por la carretera A-6000 transitan unos 1.200 vehículos de media al día, de los cuales una buena parte son de gran tonelaje. Así, la “excesiva estrechez” de la calzada obliga a tener que extremar las precauciones cuando hay camiones en uno o en los dos sentidos de la circulación. Tampoco contribuye a la seguridad del tráfico el estado que presenta el firme, que no es el más idóneo. “Es muy irregular, parece que vas en un tobogán, y eso provoca salidas”, dijo.