• ASISTENTES. <i>Una pareja se anima a bailar entre el público la música de la Blanca Barranco Band, agrupación que ganó el II Oliva Jazz de Jaén.</i>
    ASISTENTES. Una pareja se anima a bailar entre el público la música de la Blanca Barranco Band, agrupación que ganó el II Oliva Jazz de Jaén.

El talento jiennense florece gracias a concursos como el del Festival Jazz Oliva, un encuentro que consolidó, de nuevo, a los integrantes del grupo Blanca Barranco Band proclamados ganadores oficiales de esta cita. Según la integrante por la que la agrupación lleva su nombre, habían tocado juntos durante un tiempo, pero, por motivo de este certamen, se volvieron a unir. Como fue de esperar, el jazz fue la base de los temas que interpretaron, muchos de ellos conocidos, eso sí, fusionados con ritmos latinos, influencia brasileña y funky.

“Era una de las primeras veces que toqué en Jaén, de donde soy. Enviamos a la organización un dossier informativo y un vídeo y nos seleccionaron, junto con otras dos agrupaciones más. Pasamos directamente a la final. El premio era de 800 euros, pero el verdadero galardón es tocar en Baños Árabes”, confesó Barranco minutos antes de dar comienzo la actuación en el centro cultural jiennense.

Con los nervios a flor de piel, y ante el público, Barranco tocó el contrabajo, Miguel Fernández, el saxofón; Francisco Malpica, el piano, y Ramón López, la guitarra. Estuvieron acompañados por la dulce voz de Noelia Sakura, con la que deslumbraron a todos con temas como Funk in jamaica, una composición de los 80 de Tom Browne, Black coffee y Bye bye blackbird, una de las canciones más interpretadas en el ámbito jazzístico. Los asistentes se dejaron llevar por los ritmos latinos de Só danço samba, de Stan Getz, tema que los jiennenses lograron hacer suyos con una presencia musical propia. No faltaron tampoco las armonías de Just in time, Jayne y I fall in love too easily, del trompetista americano Chet Baker.

El concierto duró poco más de una hora y, tras él, la banda aseguró que le gustaría volver a tocar en la provincia. “Nos encantaría. Muchos de los componentes vivimos fuera, en Málaga, pero no olvidamos nuestras raíces. Si nos llaman, lo haríamos, por supuesto”.

El aplauso fue prolongado y sus miembros se mostraron agradecidos por haber podido tocar en un lugar tan emblemático, en casa y ante caras conocidas. Fue una velada inolvidable en la que el jazz se vistió de largo para disfrutar de la noche estival en la capital.

éxitos. El verano de 2018 será una de las épocas más emocionantes para la Blanca Barranco Band. Tras ganar el Oliva Jazz el pasado junio, el grupo recorrió Málaga ofreciendo algunos conciertos. En julio, quedó segundo en El Portón del Jazz, un concurso internacional celebrado en el municipio malagueño de Alhaurín de la Torre. Anoche se estrenaron en los Baños Árabes y, tras estas experiencias, la agrupación se encuentra más unida que nunca, dispuesta a seguir interpretando versiones de temas conocidos, además de canciones propias, y a la espera de volver a hacer historia siendo profetas en su tierra.