• <span style="text-transform:uppercase">REPORTAJE. </span><i>Pedro Olivares y Faustina Sánchez, junto a las barricas de su bodega. </i>
    REPORTAJE. Pedro Olivares y Faustina Sánchez, junto a las barricas de su bodega.

Faustina, el alma de un vino “top” es el titular de la última entrega de “Mis personajes favoritos”, que vio la luz hace dos semanas a través de las páginas de Diario JAÉN y la web del periódico. En este reportaje, el director, Juan Espejo, presenta al alma de los vinos ecológicos de Pedro Olivares, Faustina Sánchez, que, a sus 78 años, se ha convertido en una experta enóloga. Este vídeo, que ha sido visto ya por más de 85.000 personas, sirvió de base para el último reportaje de Andalucía Directo en la provincia de Jaén. Faustina, sus viñas en el medio del olivar y su bodega, fueron protagonistas de un trabajo que se emitió en la tarde de ayer en Canal Sur para toda Andalucía.

Durante algo más de cuatro minutos, la familia Olivares cuenta su historia a la reportera Carolina Cambrils desde “La Puebla de Segura” —La Puerta de Segura—. “Ama de casa, 78 años. Se ha convertido en enóloga expertísima, en el alma del vino que elabora su hijo, un experto que ha vuelto a su tierra para elaborar sus propios caldos”, explica Modesto Barragán, desde el plató, para introducir el vídeo. “La tierra es lo que ha hecho que la familia Olivares, después de recorrer medio mundo, haya decidido volver a sus raíces”, cuenta la periodista. Pedro Olivares, criado en la aldea de las Fuentes, en el término de Benatae, recuerda que las tierras donde hoy están plantadas las viñas fueron de su abuelo, después de su padre y ahora de su hijo, al que convenció de volver al pueblo con la plantación de las cepas en terreno de olivar. Ahí es el propio hijo, también Pedro Olivares, el que detalla todo el proceso y las cuestiones más técnicas para conseguir este producto, un vino que llega a algunos de los mejores restaurantes del mundo, en ciudades como Londres, donde se pueden vender por más de 500 euros. Faustina, más tarde, confiesa que se siente encantada de estar al frente de la bodega mientras que su hijo no está.

Esta segureña, como la definió el director del periódico en “Mis personajes favoritos”, tiene 78 años y “lo mismo cocina unos andrajos, con pan de toda la vida, cocido en horno mozárabe que mide la temperatura del vino y lo clasifica según su potencial enológico”. Faustina, como protagonista de esta sección de Juan Espejo, cogió el testigo de Antonio Pérez, “un carpintero máster en cuevas”, un villacarrillense que fundó el grupo de espeleología, colectivo de referencia mundial en este deporte. Antes aparecieron Pepi, “una cabrera por amor” en plena Hoya del Salobral, y Leovigildo Ginel, “el hijo del cura”, un vecino muy querido de Segura de la Sierra, que a sus 97 años estrenó la sección web con mucho éxito.