• <span style="text-transform:uppercase">COMERCIO</span><i>. Un grupo de vecinas realiza sus compras en el mercado de San Francisco.</i>
    COMERCIO. Un grupo de vecinas realiza sus compras en el mercado de San Francisco.

La mesa de contratación de las obras del mercado y el aparcamiento de San Francisco se reunirá hoy. Un encuentro del que los empresarios esperan que salga la empresa que se encargue de las esperadas intervenciones.

“Sabemos que hay varias firmas que han pujado, pero lo que también está claro es que las obras, que inicialmente se plantearon para mediados de mes —incluso se fechó su inicio para el próximo 13 de agosto—, se demorarán, por poco, hasta el día 20”, afirmó el representante de los comerciantes, Daniel Berrios. En total son unas 400 personas las que trabajan en la tradicional lonja. Muchos de ellos cierran este mes de agosto por las vacaciones estivales, por lo que el hecho de que las intervenciones coincidieran con esos días de descanso les pareció de lo más acertado. “Para nosotros es fundamental que el grueso de las obras se realice en estos días en los que muchos de nuestros clientes están fuera para que no perjudiquen la venta. Porque no estamos dispuestos a cerrar dos semanas en septiembre. En todo caso, no nos opondríamos a hacerlo algún día suelto”, manifestó Berrios.

Aun así, confían en que, en el caso de que comenzaran el próximo 20 de agosto, en esa semana y en la última de mes se adelanten lo máximo posible los trabajos, sobre todo en materia de solería. “El resto entendemos que se podría compatibilizar con la actividad del mercado, que se retoma al cien por cien en septiembre, de tal forma que abriríamos por la mañana como es habitual y los trabajos continuarían por la tarde-noche”, afirmó el portavoz de los comerciantes del mercado.

Las intervenciones previstas tienen un presupuesto que ronda los 500.000 euros, ya que, como explicó la concejal de Comercio, Consumo y Mercados Municipales, Yolanda Pedrosa, durante el encuentro mantenido con los empresarios, afectarán tanto al mercado como al aparcamiento.

En el primero de los casos, se procederá al pintado y a la renovación de la solería, además de ubicar unos petos —que es la parte delantera de cada uno de los puestos—, más acordes a los tiempos.

La necesidad de mejorar el mercado de abastos del centro, su entorno y el aparcamiento subterráneo es una vieja demanda y una idea que ronda la cabeza de distintos gobiernos locales. De esta forma, la puesta en marcha de la peatonalización traerá, por fin, el comienzo del proyecto, si todo sale conforme a lo previsto.