• <span style="text-transform:uppercase">unidad</span><i>. Miguel Contreras, Josep Tutusaus, Francisco Palacios, Ana González y Elena González, en la sede del PP. </i>
    unidad. Miguel Contreras, Josep Tutusaus, Francisco Palacios, Ana González y Elena González, en la sede del PP.

El PP conmemora de manera simbólica, “unidos y en libertad”, la Diada de Cataluña, ya que, a su juicio, en esta comunidad hay una “falta de democracia” desde que los independentistas “han tomado las instituciones”. Lo dijeron el secretario general del PP jiennense, Francisco Palacios, y el alcalde en funciones del municipio barcelonés de Pontons, Josep Tutusaus. Los populares jiennenses y catalanes estuvieron “unidos y en libertad”. Palacios dejó claro que la fuerza que representa, sea del rincón de España que sea, luchará por un país “libre, unido y democrático”, aunque lo “quieren romper los secesionistas”. “Y el propio PSOE que ha llegado a Moncloa mediante un pacto con aquellos que buscan destruir nuestro territorio”, argumentó.

Por su parte, Tutusaus dice que “es mentira” que ayer se celebrara el Día de Cataluña. “Hace muchos años que los catalanes no podemos festejar nuestra tierra”, aseguró y lamentó que los habitantes de esta región no puedan conmemorar el día de sus instituciones democráticas, su bandera, sus símbolos, sus tradiciones “bajo un halo de pluralidad, diálogo y concordia, sin confrontaciones”. “Los secesionistas, que son menos de la mitad de los catalanes, no lo permiten”, aseguró. “Hay quien no cree en la democracia, quien no hace un uso correcto de los servicios públicos, que se salta la ley y aun así se permite el lujo de culpar al Partido Popular de inquisidor”, criticó. “Si hay un partido que defienda a Cataluña y a los catalanes, la democracia, la libertad y la unidad, ese es el PP”, defendió.

“Lo que hay son políticos que se han saltado las leyes y por eso están en la cárcel”, razonó, en relación al internamiento penitenciario de parte de la antigua cúpula de la Generalitat. Sobre los plenos celebrados en el Parlament hace ahora un año, el 6 de septiembre de 2017, los definió como “totalmente anticonstitucionales, ilegítimos y que se desarrollaron con total beligerancia”.