Llegan fechas muy intensas. Por fin damos por finalizado el año escolar y comienza la época estival. Pues si, ha llegado el verano, el tan esperado y temido momento del año en que los días son más largos y hace calor, pero para mi la clave de todo es que hacemos balance del curso y los proyectos cumplidos, más aún de las asignaturas aprobadas y también de las pendientes. Piensenlo, las citas deportivas que captan toda nuestra atención como los mundiales de fútbol, el Tour de Francia o los campeonatos de tenis no son más que la recta final o colofón de todo un año de entrenamiento y preparación. Todos nos examinamos y nos ponemos a prueba seamos deportistas de élite, estudiantes o simplemente profesionales. Y es una gran oportunidad pues siempre he creído que es bueno y necesario parar y poner la mirada en los resultados. Recuerden, lo que no se mide no se mejora. Disfruten y pongan la mirada en sus partidos personales. Como no, pongo mis esperanzas en que el deporte español tenga todos los éxitos posibles, que nos hagan vibrar con emoción y deportividad. Todos tenemos un campeón dentro de nosotros. ¡No lo olviden!