Reitero temática, pero es que cada noticia sobre nuestra tierra es a cual peor y las expectativas destrozadas unas tras otras. Otro tren que pasa incapaces de alcanzarlo, autentico retrato de la cabreriza en la que nos estamos convirtiendo. Somos la metáfora personificada de aquellos genios del cine mudo Buster Keaton y Charles Chaplin persiguiendo una quimera hacia algo mejor tras el vagón del casi, pero no. Olvidados nuevamente a nuestra suerte aceitunera por aquellos que pregonaban que éramos ninguneados por cada Presupuesto General del Estado, habiendo aprovechando la primera oportunidad que han tenido para reiterar la conducta que tanto criticaban cuando les ha tocado decidir, no olvidaremos ni a unos ni a otros cuando pronto vengan a buscarnos para mantener el cotarro. Ahora bien, han tenido la amabilidad y gracejo de permitir que el maquinista se apee en Linares-Baeza, que entiendo como gesto humillante y desafiante dado que los lugareños solos podremos mirar, no somos dignos de billete. Todo es mentira nada es verdad, polvo somos y polvo nos harán.